Trump cae en encuestas: LA Times; su destitución temprana cobra fuerza, dice casa de apuestas

02/13/2017 21:56

A tres semanas de su investidura, Donald Trump ha perdido terreno significativo en la aprobación pública, planteó este lunes el diario Los Angeles Times. El diario estadounidense destacó las recientes encuestas donde reflejan que la aprobación sobre el trabajo del magnate ha disminuido: 42 por ciento lo aprueba y 52 por ciento lo desaprueba.  Aunado a esto, […]

A tres semanas de su investidura, Donald Trump ha perdido terreno significativo en la aprobación pública, planteó este lunes el diario Los Angeles Times. El diario estadounidense destacó las recientes encuestas donde reflejan que la aprobación sobre el trabajo del magnate ha disminuido: 42 por ciento lo aprueba y 52 por ciento lo desaprueba.  Aunado a esto, las probabilidades de que el Presidente de Estados Unidos renuncie al puesto o sea destituido antes del fin de su mandato han aumentado en la casa de apuestas británica Ladbrokes, que hoy fija esa posibilidad en un 48 por ciento (11 contra 10).

_______________________________________________________________________________________________________________________________

Entre los mitos que prevalecen e la carrera política del Presidente Donald Trump está la creencia de que “nada importa” y que las controversias que lo rodean no tienen ningún efecto sobre su posición con el público. Sin embargo, las tres semanas que han pasado desde su toma de posesión muestran que lo anterior es falso: Trump ha perdido terreno significativo en la aprobación pública después de un ya de por sí difícil comienzo, plantea este lunes el diario Los Angeles Times.

Este mismo día, la casa de apuestas británica Ladbrokes informó que las probabilidades de que el magnate renuncie al puesto o sea destituido antes del fin de su mandato han aumentado con una posibilidad de un 48 por ciento (11 contra 10).

De acuerdo con David Lauter, corresponsal de LA Times en Washington, DC, Trump, quien ganó la presidencia con una minoría de los votos emitidos, mantiene una fuerte influencia en sus seguidores centrales, “cuya lealtad sigue siendo ardiente” y, además, tiene tiempo de sobra para darle vuelta a la actual tendencia negativa.

Pero el patrón es consistente: después de un breve aumento en popularidad a principios de la transición presidencial, casi todas las encuestas públicas muestran una disminución en el apoyo a Trump, aunque la cantidad exacta varía.

En las encuestas de Gallup, plantea el periódico angelino, la aprobación sobre el trabajo de Trump ha pasado de una división igual en la semana de su toma de posesión, con un 45 por ciento de los estadounidenses aprobando y un 45 por ciento de desaprobación, a un déficit de 10 puntos en el último promedio: 42 por ciento que aprueban y 52 por ciento que desaprueban.

El periodista Lauter destaca que Gallup ha rastreado a cada Presidente estadounidense desde Franklin D. Roosevelt y, antes de Trump, ninguno golpeó el 50 por ciento de desaprobación durante meses, a veces años. En tres semanas, sin embargo, Trump ha caído por debajo de todos, con excepción de los puntos más bajos a los llegó el Presidente Obama durante la crisis financiera que detonó en 2008 y 2009, y en los periodos de crisis de los gobiernos encabezados por Harry Truman, Richard Nixon y Jimmy Carter.

Otras encuestas que muestran un descenso incluyen además a un nuevo favorito del Partido Republicano. Rasmussen Reports muestra que Trump ha caído de una calificación de aprobación de 14 puntos cuando comenzó a cuatro puntos ahora, mientras que YouGov reporta una disminución de 13 puntos y Quinnipiac lo ubica con una caída de 17 puntos.

Entre las principales encuestas no partidistas, LA Times destaca que la única que apenas se aparta del patrón negativo es la encuesta Reuters/Ipsos, que reporta la aprobación de Trump con un déficit de dos puntos cuando empezó y ahora lo pone apenas en territorio positivo: con un 48 por ciento aprobando y un 47 por ciento desaprobando .

“Por ahora, lo que más importa para Trump es mantener el apoyo de sus votantes centrales. Esa es la clave de su fuerza en el Congreso, especialmente en la Cámara, porque su popularidad sigue siendo alta en la mayoría de los distritos congresionales republicanos”, dice el diario.

“Pero si su declinación persiste, podría debilitar el dominio de Trump en el Senado, donde los miembros necesitan dirigirse en todo el estado. “Si el índice de aprobación de Trump cae más dependerá en gran medida de independientes y republicanos –él casi no tiene apoyo que perder entre los demócratas. Si esos votantes se agrietan con él, eso podría representar una amenaza para los republicanos en las elecciones de mitad de mandato en 2018. La calificación de aprobación del Presidente en funciones históricamente sirve como un buen indicador de cuántos asientos su partido perderá a mitad de período”, dice el análisis de David Lauter.

La mayoría de los presidentes pierden terreno durante sus primeros dos años, insiste. El descenso promedio desde la Segunda Guerra Mundial es apenas de ocho puntos, según una compilación de la Universidad de Marquette, realizada por el científico–político Charles Franklin.

Si Trump sigue ese patrón podría terminar con una calificación aprobatoria de 30 puntos, lo cual es un territorio peligroso para los candidatos del Congreso que compiten en distritos locales, plantea el diario.

AUMENTA PROBABILIDAD DE DESTITUCIÓN TEMPRANA DE TRUMP

Las probabilidades de que el Presidente de Estados Unidos renuncie al puesto o sea destituido antes del fin de su mandato han aumentado en la casa de apuestas británica Ladbrokes, que hoy fija esa posibilidad en un 48 por ciento (11 contra 10).

Tres semanas después de la investidura del magnate republicano, la irlandesa Paddy Power calcula en un 20 por ciento (4 contra 1) las opciones de que el Congreso estadounidense realice este mismo año un “impeachment”, o juicio político, que acabe con su mandato antes de tiempo.

“Trump asegura que acabará su trabajo, pero el dinero sugiere lo contrario. Quienes apuestan no están del todo convencidos de que los próximos cuatro años vayan a ser fáciles y creen que podría estar fuera de la Casa Blanca, por un ‘impeachment’ o una renuncia, más pronto que tarde”, dijo a la agencia de noticias Efe Jessica Bridge, portavoz de Ladbrokes.

Según los cálculos de la casa de apuestas, las probabilidades de que el Presidente de Estados Unidos no finalice su mandato han ido en aumento desde que ganó las elecciones a principios de noviembre, cuando las opciones de una retirada temprana se valoraban en el 25 por ciento (3 a 1).

Algunas firmas han abierto secciones de apuestas “especiales” sobre el Presidente, que ha aprobado en sus primeros días de mandato medidas polémicas como el veto migratorio a los nacionales de siete países de mayoría musulmana.

Los jugadores de Ladbrokes ven más probable que el republicano visite este año el Reino Unido (78 por ciento de posibilidades), que Rusia (45 por ciento), y creen que, en caso de acabar su mandato, no será reelegido en 2020, con una probabilidad del 67 por ciento.

Apostar por que Trump se mantendrá al frente de Estados Unidos hasta 2024 aportaría a un jugador 50 libras (58.5 euros) para cada libra apostada (1.17 euros), dado que las posibilidades de que eso ocurra están situadas en el 2 por ciento.

Según los usuarios de la casa Paddy Power, la primera visita de Estado de Trump será a Eslovenia (35 por ciento de posibilidades), país de origen de la primera dama, Melania Trump.

Una primera visita a Canadá se paga a 10 contra 3 (un 23 por ciento), a México a 7 contra 1 (12.5 por ciento) y a China 12 contra 2 (8 por ciento).

Por otra parte, el principal favorito para ser el primero en abandonar el equipo de Trump es el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, cuyo despido se paga a cuatro libras por cada libra apostada (20 por ciento de posibilidades).

También te puede interesar

VER MÁS ACERCA DE: