Bogotá
Los maestros colombianos, en paro hace 34 días continuos, protagonizan nuevamente hoy varias protestas simultáneas en distintos sitios de esta capital, como ocurre también en otras ciudades del interior del país.

El principal plantón se ubica desde el mediodía en la calle 26, principal vía hacia de acceso al aeropuerto internacional El Dorado, a la altura donde se encuentra la Secretaría de Educación del Distrito Capital.

También la Federación Colombiana de Educadores (Fecode) da cuenta de otras demostraciones públicas en Carrera 68 norte hasta Calle 53, en el occidente citadino; mientras en el circundante departamento de Cundinamarca, los manifestantes impiden el paso vehicular en la vía Bogotá-Siberia.

Asimismo, el gremio emitió un parte en el que comunica que desde el martes se reanudaron conversaciones con el ministerio de Educación, las que continuaron ayer y este jueves fueron retomadas desde media mañana.

Los directivos de Fecode precisaron que se puso sobre la mesa de nuevo su pliego nacional de demandas que presentaron desde el 28 de febrero de este año, en el que figura como principal tópico el mejoramiento del sistema de educación pública de Colombia.

En ese sentido, señalaron que se han alcanzado avances en algunos asuntos puntuales, pero hasta que no se satisfagan todas las demandas de ese sindicato, se mantendrá la prolongada huelga.

El titular del gremio magisterial, Carlos Rivas, comentó que se aspira a firmar un acuerdo que satisfaga los intereses globales de la educación pública y, de llegar a un arreglo, se tomará ‘una decisión con relación a si continuamos en el paro o lo levantamos’, apuntó.

El pasado día 7, la titular de Educación, Yaneth Giha, ofreció a los maestros una subida salarial del 8,75 por ciento, con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2017, pero la propuesta fue rechazada por Fecode con el argumento que su demanda no es sólo salarial, pues tiene que ver más con los recursos necesarios para mejorar la educación pública.

La huelga nacional de los educadores mantiene inactivos a unos ocho millones de  alumnos en todo el territorio nacional y a cerca de 350 mil profesores.