En 20 de 32 entidades federativas aumentó el porcentaje de población que no puede adquirir la canasta alimentaria con su ingreso laboral, informó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

De acuerdo con un reporte del organismo, el porcentaje de la población con ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria aumentó de 40 a 41% entre el cuarto trimestre de 2016 y el cuarto trimestre de 2017, es decir unos 50.8 millones de mexicanos no pueden adquirir lo mínimo indispensable para vivir. 

El Coneval explicó que el ingreso laboral per cápita real mostró una disminución anual de 2.5 por ciento, al pasar de mil 711.62 a mil 669.31 pesos, y en consecuencia el poder adquisitivo también disminuyó 2.5 por ciento.

La explicación de este aumento en la población con un ingreso laboral inferior a la línea de bienestar mínimo radica principalmente en un aumento del valor de la canasta alimentaria de 9.0 por ciento en zona urbanas y 8.7 por ciento en zonas rurales en este periodo.

Entre los estados en los que aumentó el porcentaje de población que no puede adquirir la canasta alimentaria destacan Hidalgo, Ciudad de México y Tabasco, con incrementos de 8.6, 6.8 y 5.9 puntos porcentuales, respectivamente.

Derivado de esto, entre el cuarto trimestre de 2016 y el cuarto trimestre de 2017, el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP), presentó un incremento de 2.7 por ciento, al pasar de 1.0294 a 1.057, lo cual fue causado “por un incremento en los precios”.

En el ámbito urbano, el ITLP presentó una tasa de crecimiento de 3.1 por ciento anual y una disminución de 1.4 por ciento trimestral. En tanto en zonas rurales, presentó una tasa de crecimiento de 1.8 por ciento anual y una disminución de 2.4 por ciento trimestral.

Para calcular el ITLP, el Coneval utiliza, desde el 2010, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).