Las 55 escuelas angelinas de mayor necesidad tendrán un maestro adicional como forma de reducir el número de alumnos en el salón de clase, sobre todo los de cuarto y quinto grado, que tienen la mayor saturación.

Además, habrá un nuevo modelo de la evaluación de maestros, que entrará en operación el próximo año escolar.

De igual manera, en planteles de secundaria se agregarán materias electivas como artes visuales y escénicas y estudios étnicos.

Asimismo, serán agregados  los servicios de consejeros,  trabajadores sociales y psiquiátricos en secundarias, con un adicional de 17 días.

En cuanto a las clases de educación física, el límite de estudiantes es de 55 estudiantes.

Tal fue el acuerdo aprobado por el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles con el Sindicato de Maestros de Los Angeles (ULA, siglas en inglés), que previamente había recibido una mayoritaria votación sobre este convenio, como La Educación lo adelantó el pasado 5 de mayo.

Estos cambios empezarán a operar en el próximociclo escolar, en agosto venidero.

UTLA ha pugnado por esas demandas, como parte de su campaña Por la Educación que merecen los estudiantes de Los Angeles,  LAUSD aceptó negociarlo y lograron un acuerdo rápido.

En cuanto a las evaluaciones de maestros, el distrito y el sindicato establecieron que serán siete temas, tres de los cuales serán escogidos por las autoridades, tres por el maestro y el director y el otro por el director.

En años anterior, sobre todo durante la gestión del Superintendente John Deasy, hubo hasta más de sesenta temas.

Como parte de este acuerdo, también se tratará sobre el alza salarial a los maestros del 10 por ciento.

3 (2)

BENEFICO PARA ESTUDIANTES

La Superintendente de LUASD, Michelle King, ponderó el positivo ambiente en las negociaciones con UTLA y dijo que este acuerdo debería funcionar un largo tiempo para beneficio de los estudiantes.

El presidente de la Junta de Educación, Steve Zimmer, dijo que como maestro veterano, aplaude a UTLA por trabajar junto al distrito escolar, que “valora a nuestros profesores no sólo en palabras, sino en la acción”. Destacó el compromiso diario del magisterio angelino con los alumnos.

Agregó que LAUSD se mantiene en el camino hacia la implementación de la evaluación de maestros justas y significativas que conduzcan a una mejor instrucción para todos los estudiantes.

Mónica García, integrante de la junta, agradeció a los maestros y destacó que el aumento de la equidad y la reducción de tamaño de las clases en cuarto y quinto grado son valiosas para los estudiantes y la búsqueda de la equidad en todo el distrito.

“Este acuerdo es un tributo a lo que podemos lograr a través de la colaboración y la buena fe. Estoy orgulloso y agradecido por la oportunidad de apoyar un acuerdo que es un ganar-ganar para nuestro distrito, nuestros maestros y, lo más importante, a nuestros estudiantes “, precisó Scott Schmerelson, también miembro de la junta .

Ref Rodríguez dijo que se sentía orgulloso de pertenecer a una junta que valora el trabajo complejo que le piden todos los días a los maestros. “Desde mi incorporación a mis colegas en este foro, he abogado por clases más pequeñas para permitir un aprendizaje más personalizado. Ambas clases más pequeñas y los procesos de evaluación significativos nos acercará a un mayor nivel de la enseñanza y el aprendizaje en las aulas “.

Otra miembro de la Junta, Mónica Ratliff, apoyó las medidas aprobadas y el acuerdo con UTLA.

1 1

TRASCENDENCIA DE LA PROPOSICION 30

El vicepresidente de UTLA, Juan Ramírez, dijo que dicho acuerdo fue aprobado por el 97% de los miembros del sindicato, lo que ha sentado un precedente.

Sin embargo, indicó que no se trata de un acuerdo amplio, porque para ello se requieren más recursos que por ahora LAUSD no tiene. “No hay mucho dinero para hacer mucho”, fue su expresión.

Dijo que por ahora lo más importante es difundir la información a los votantes acerca de la necesidad de que sea aprobada la Proposición 30, que será a sometida a consideración de los votantes en las elecciones de noviembre próximo.

La Proposición 30 fue aprobada por los votantes en los comicios de noviembre del 2012 e impidió un recorte de 5,000 millones de dólares a la educación pública, o 460 dólares por estudiante. El 68% de los latinos y el 40% de los blancos votaron por la medida. Sin embargo, expira para el próximo año y de no aprobarse puede ocurrir un fuerte deterioro en las finanzas educativas californianas.

No lograr esas firmas provocaría en el distrito escolar angelino un déficit de 690 millones de dólares, lo que generaría recortes a programas y al año escolar, despido de personal y hacinamiento en aulas.

Por eso, la urgencia para lograrlas. En esa campaña participan sindicatos como el de maestros de Los Angeles,  la Federación de Maestros de California, la Asociación de Maestros de California, el Sindicato Internacional de Empleados y Servicios y otros.