En el clima de encono racial que han provocado los grupos ultraderechistas, los maestros juegan un papel fundamental para hacer conciencia sobre la manera de asumir estas situación que ha causado temor ciudadano.

Los sindicatos nacionales, estatales y locales de maestros están movilizándose para informar a padres y estudiantes cómo asumir las expresiones de odio, discriminación, racismo e intolerancia de los grupos de extrema derecha, que se han manifestado – incluso con violencia- en diversas partes del país.

La Asociación de Maestros de California (CTA, siglas en inglés), la Asociación Nacional de Educadores (NEA) y la Federación Americana de Maestros (AFT), que de manera conjunta agrupan a más de cuatro milones de mentores, han producido materiales para padres, estudiantes y la comunidad en los que apuntan las maneras de enfrentar la situación convulsa que se desencadenó tras los disturbios de extremistas de derecha en Charlottesville, Virginia.

El 12 de agosto, una turba de neonazis, supremacistas y otros extremistas respondieron con violencia a manifestantes opositores y un auto embistió a una multitud. Según testigos, el conductor atropelló a los activistas de la contraprotesta. Como resultado, una mujer de 32 años murió y al menos 19 personas resultaron heridas.

Pese a haber condenado la violencia en Charlottesville, Donald Trump no se manifestó directamente en contra los ultraderechistas. En ese sentido, el senador republicano Cory Gardner se dirigió al mandatario mediante su cuenta de Twitter y apuntó que “debemos llamar al mal por su nombre.

“Fueron supremacistas blancos y esto fue terrorismo doméstico”, resumió el senador de Colorado.

Por su parte, el exsecretario de Estado John Kerry también declaró que lo sucedido en Charlottesville “tiene que ser condenado y llamado por lo que es: odio, mal, racismo y extremismo de cosecha propia”. “EE.UU. lo condena en el extranjero y necesita empezar a hacer lo mismo en casa”, escribió el demócrata en su cuenta de Twitter.

Estas posiciones de ambos legisladores reflejan un sentimiento nacional.

ESCLAVISTAS

Ese día, los ultraderechistas protestaron contra la demolición de la estatua de Robert E. Lee, el general del ejército de los Estados Confederados (del sur) que se opusieron a la abolición de la esclavitud en la guerra civil de EE.UU. entre 1861 y 1865.

Las tropas de Lee fueron derrotadas en Gettysburg, en una batalla decisiva, seguida luego de otra derrota que culminó en la rendición del general confederado en Appomattox, Virginia, el 29 de marzo de 1865.

Gran parte de la población de los estados confederados rehusaron aceptar la derrota militar y política como el fin de sus estructuras sociales y económicas basadas en la explotación de los esclavos.

Apenas unas décadas después, a través de todo el sur, se empezaron a eregir estatuas y monumentos a los “héroes” confederados creando un culto en torno a sus personalidades bajo el lema de “¡El sur se alzará de nuevo!”.

Sin embargo, en buena parte del país han sido derribadas esas estatuas, como ha ocurrido en California. Trump se opone y por eso es llamado “neofascista”. El líder del Ku Klux Klan aplaudió la postura del magnate.

A raíz de que Trump alcanzó la presidencia, se han envalentonado esos grupos radicales y racistas, pero ahora han multiplicado su accionar en la nación y con ello hay miedo entre la población, debido a su agresividad e intransigencia.

PAPEL FUNDAMENTAL DE MAESTROS

“Nuestros miembros tienen un papel especial en la comunidad y nuestros educadores tienen una poderosa responsabilidad con nuestros estudiantes y sus familias”, aseguró el presidente de la Asociación de Maestros de California ( CTA, siglas en inglés), Eric Heins.

Dijo que los educadores rechazan el racismo, el sectarismo y el terrorismo del odio.

“El racismo, el fanatismo y el odio en exhibición por los supremacistas blancos que han marchado y por los líderes que no los condenaron, nunca deben ser aceptados. Las discusiones sobre la raza nunca son fáciles, pero depende de nosotros como educadores y padres ayudar a nuestros niños a lidiar con el miedo,  el dolor que el odio está creando”, aseguró.

CTA ha desarrollado un kit de herramientas de justicia social que ofrece consejos, planes de lecciones y materiales, incluyendo cómo reportar incidentes de odio.

El Departamento de Educación de California proporciona información sobre la ley histórica del estado que creó fuertes protecciones para los estudiantes transgéneros “.

El Sindicato de Maestros de Los Angeles condena a esos grupos extremistas, llama a la calma, aboga por la protección de estudiantes inmigrantes y sus familias y para ello celebra seminarios informativos sobre sus derechos y protecciones y construye una alianza con padres, estudiante s y la comunidad.

La Federacion Americana de  Maestros aseguró que “nuestros miembros tienen un papel especial en la comunidad, y nuestros educadores tienen una poderosa responsabilidad con nuestros estudiantes y sus familias”.

Esa organización ha s reunido lecciones y recursos para  ser abordados con los estudiantes sobre los  eventos terroristas racistas y antisemitas. Algunos de ellos pueden verse en:   ShareMyLesson.com y en este otro sitio

Indicó que los  estudiantes y sus familias merecen saber que los maestros son  aliados en la lucha contra la intolerancia y el fanatismo.

La presidenta de NEA, Lily Eskelsen García, aseguró que el odio, la violencia y el racismo no tienen lugar en las escuelas y en las ciudades. “Nosotros somos poderosos en nuestra diversidad”, apuntó.

En nota adjunta, se publica lo que NEA ha elaborado para orientar a alumnos, padres y comunidad.