México “expresa su rechazo al uso o amenaza de uso de la fuerza en las relaciones internacionales, y afirma que la crisis en Venezuela no puede resolverse mediante acciones militares, internas o externas”, asentó el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Las palabras de Trump han despertado reacciones adversas en varios países de la región, entre ellos Bolivia, Colombia y Chile. Los países latinoamericanos no ven con buenos ojos la posibilidad de una intervención militar estadunidense como ocurrió con la invasión a Panamá en 1989.

“Rechazamos medidas militares y el uso de la fuerza en el sistema internacional. Todas las medidas deben darse sobre el respeto de la soberanía de Venezuela a través de soluciones pacíficas”, acatando los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas, precisó la Cancillería colombiana.

“El Perú rechaza cualquier amenaza o el uso de la fuerza no autorizado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, señaló la cancillería peruana en un comunicado.

En Bolivia, el presidente Evo Morales expresó su rechazo en una serie de tuits, señalando que “Trump revela descaradamente su plan de intervención militar contra Venezuela”.

“Reiterando todos los términos de la Declaración de Lima sobre Venezuela, Gobierno (de) Chile rechaza amenaza de una intervención militar en Venezuela”, señaló el canciller de Chile, Heraldo Muñoz.