La campaña del abanderado de MORENA,  sin guerra sucia ni confrontación,”Queremos generar esperanza”, expresa.. “ Yo no soy el apellido Clouthier”.

____________________________________________________________________________________________________________________________________

Monterrey, NL.

Tatiana Clouthier bromea y ríe porque el origen de su nombre es ruso, pero advierte que ella y el precandidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, no harán guerra suciaNuestra campaña será distinta a las demás. Queremos generar esperanza, no confrontación. Nosotros no nos peleamos con nadie. Sumamos, porque necesitamos a todos para transformar a México.

Hija de Leticia Carrillo y del ex candidato panista a la Presidencia de la República Manuel J. Clouthier, Maquío, la nueva coordinadora de la precampaña de López Obrador quiere –en entrevista con La Jornada– dejar claro algo: “Yo no soy sólo un apellido. No soy nada más la hija ‘de’. Yo he hecho mi camino”.

–Hay gente que cuestiona que usted no venga de la militancia de Morena, que usted haya pertenecido al PAN…

–Tienen derecho a criticar. Creo que no saben quién soy o lo que he hecho. Creen o me hacen al apellido. La verdad es que bendito apellido, porque nunca negaré la cuna; estoy orgullosa y agradecida porque me enseñó muchísimo. ¿Qué pensaría mi padre? No puedo pensar por él, pero sigo trabajando en los temas que trabajé con él: lucha social, defensa de los desprotegidos, de los derechos humanos, de los derechos ciudadanos, la democracia y una economía con rostro humano”.

Los tres ejes de una campaña

Tatiana Clouthier (Sinaloa, 1964) está casada y tiene dos hijos. Es licenciada en lengua inglesa por el Tecnológico de Monterrey y cuenta con una maestría en administración pública por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Ha ocupado diversos cargos en la administración pública y fue coordinadora de Educación Media Superior y de Servicio Social en la Secretaría de Educación de Nuevo León durante el gobierno del panista Fernando Canales Clariond. Fue militante del PAN de 1991 a 2005 y renunció a su curul en la 59 Legislatura, señalando que el PAN se había convertido en una mala copia del PRI.

Sentada en la sala de su casa donde ha vivido las décadas recientes, comenta que en la campaña de López Obrador hay liderazgos concretos como el de Gabriel García, encargado de la parte electoral, y César Yáñez, que ha trabajado en las giras del precandidato.

La campaña, dice, se centrará en tres objetivos centrales: “Tocar los nichos que hasta ahora no se han logrado aglutinar para tener un triunfo contundente, como los millennials, la clase media, que es la que no está atrincherada en un partido y es la que gira, porque son los que razonan y fluctúan su voto, y también a los del voto útil. El mensaje es: van a elegir si su voto es en favor del neoliberalismo o si apuestan por un México distinto”.

Vestida con ropa deportiva, Clouthier Carrillo toma café negro y añade: “Haremos una estrategia para mostrar –esta parte que muy inteligentemente está haciendo Andrés Manuel– lo obvio y lo burdo de las campañas sucias. Queremos generar un ánimo y una alegría. Y a la vez señalar la adversidad en la que estamos: la inseguridad, los precios caros, el hecho de que el dinero no alcanza y que tenemos inflación galopante”.

–¿Es verdad que está operando para atraer los votos del PAN?

–Yo salí del PAN en 2005, más que los votos del blanquiazul, queremos atraer el voto de todo aquel librepensador y de todas aquellas personas que tienen capacidad de análisis y raciocinio y, sobre todo, de los que se atreven a perder el miedo. Personas que comprendan que miedo nos debería dar lo que seguimos teniendo y esta desgracia que nos está dejando Enrique Peña Nieto con más muertos, inseguridad y más pobreza.

–¿Sumar significa de cualquier partido e ideología?

–Necesitamos a todos. Requerimos sumar y aglutinar. México es pluricultural. No queremos gente que piense igual que nosotros; queremos gente que este consciente de que estamos frente a dos opciones: más neoliberalismo, un sistema que ya se probó no funciona y está agotado, o bien gente que quiera una economía con rostro social.

–¿Qué piensa de la guerra suciaque insiste en comparar a AMLO con Hugo Chávez y el más reciente video de Carmen Martínez, actriz venezolana?

–Cuando vi el video, pensé que estaba demasiado sobreactuado. Pienso que hay personas que pierden el raciocinio y creen este tipo de cosas. Me duele pensar que la instrucción académica poco funciona para analizar. Aquí cuestionaría a la universidad por crear gente que se robotiza y creen todo lo que les mandan sin cuestionar.

–¿Y qué piensa de la campaña contra AMLO por su supuesto vínculo con los rusos?

–Me parece ridículo. Cuando se habla de Venezuela y los rusos, me pregunto: ¿quién nacionalizó la industria azucarera? Vicente Fox. ¿Quién se vistió de militar? Felipe Calderón. Si no lo ven es porque no lo quieren ver. Esos son hechos, lo demás son palabras

–¿Ustedes también harán guerra sucia para combatir la guerra sucia?

–No. Si queremos generar esperanza no podemos meternos a eso. Tendremos que contestar los ataques, pero eso no construye. No queremos destruir. Queremos que más gente salga a dar la cara, no solamente por Andrés Manuel, sino por el México que quiero defender, y cuando López Obrador este ahí habré de defender ese México, y si no hace lo que tiene que hacer, habremos de salir porque ya me atreví a dar la cara. Haremos reflexionar a los ciudadanos más que pegarnos. El que acude a las campañas de miedo o terror es porque no puede convencer. No podemos aguantar como sociedad más miedo con la inseguridad que tenemos en la calle.

Dice que preparan una app, un mecanismo electrónico para registrar los resultados de las sábanas el día de la elección: “Mientras el acta llega al Instituto Nacional Electoral (INE), nosotros ya tendremos las sabanas. Es como un PREP (Programa de Resultados Electorales Preliminares.

–¿Es una manera de evitar el fraude electoral?

–Así es.

Coincidir en el camino

Sencilla, franca, y con una vida marcada por la decencia y la congruencia, Tatiana es conocida en Monterrey –el lugar donde vive hace años– por defender los valores universales y tener el quehacer político en las venas, algo que Maquío les inyectó a sus 11 hijos, a quienes involucró siempre en sus luchas. Sus hermanos Manuel y Rebeca coinciden en este camino por la defensa activa de la democracia.

Su padre los inscribió en la escuela pública General Ángel Flores, de Culiacán, Sinaloa: Viví y crecí viendo esta parte de las necesidades del México carente y eso me ha dado en la vida la posibilidad de tender puentes, porque he estado en los dos lados. Eso es lo que vengo a aportar a la campaña.

Fundadora y consejera de Evolución Mexicana, cuenta que conoció a López Obrador durante su trabajo de observadora electoral de 1992 a 1993 en Tabasco, y luego en la transformación de la Ciudad de México.

Cuando era diputada le tocó vivir el desafuero: Nos habían dado instrucciones de que era necesario destruirlo. Yo voté en contra. No estoy a favor de descarrilar a alguien por la vía legal porque no lo podían enfrentar en la vía electoral.

Luego, un amigo mutuo los invitó a una cena a la que acudió con su hermano Manuel y su esposo: Mi marido no quería ir, estaba reacio a más no poder, pero quedó altamente impresionado y se convirtió en su gran promotor. Yo no sé si votó por él en 2006, nunca se lo he preguntado, pero yo voté por él calladita, y en 2012 ya no solamente voté por él, sino abiertamente hice campaña en su favor.

El pasado 15 de enero, Lopez Obrador anunció su nombramiento y luego de su discurso, donde destacó una frase de su padre, La patria es el apellido que nos hermana como mexicanos, el precandidato le dijo al oído: has dado un discurso de candidata a la Presidencia y yo de coordinador de campaña.

Emocionada por sus palabras, Tatiana entonces recargó su cabeza en su hombro, una imagen que fue fotografiada y difundida por algunos medios de comunicación.

El factor Beatriz

Ex candidata independiente a la alcaldía de San Pedro Garza García, Nuevo León, Tatiana comenta que la escritora y doctora en literatura Beatriz Gutiérrez Müller, la segunda esposa del precandidato, tendrá una importante participación en la campaña: Queremos que la gente conozca a Beatriz y que ella hable, que quite miedos; aporta muchísimo porque puede dar a conocer la parte del hombre íntimo que refleja al hombre público.

–¿Qué le dirías a todos aquellos que tienen duda de votar por AMLO?

–Mostrando cómo gobernó la Ciudad de México, que vean, que analicen el proyecto de nación, que vean que es el único que se atrevió a mostrar a una parte de su gabinete, que analicen a las personas que forman parte de su equipo.

–¿Sigue siendo AMLO un peligro para México?

–Peligrosísimo. Es un peligro para todos aquellos como Vicente Fox, porque les van a quitar la pensión. Es un peligro para los priístas y algunos panistas que se están robando los recursos públicos. No quieren que llegue porque ya no van a poder robar. Claro que es peligroso.

–¿Qué opina de las precampañas de José Antonio Meade y Ricardo Anaya?

–Meade es un mal ejemplo para los mexicanos. Es como un niño buleador, burlándose de Andrés Manuel. No prende evidentemente por el desprestigio que tiene el PRI y de lo cual él no está exento. De Anaya me impresiona lo hueco de sus anuncios. Lo contrataría como maestro.

Entusiasmada por el intenso trabajo electoral que apenas empieza, confiesa que Lopez Obrador le recuerda a su padre: Ambos son luchadores sociales, son hombres congruentes con sus causas y con lo que creen. Nada los detiene, desapegados y entregados a su lucha. Te invitan a que te enamores de lo que creen.

–Algunos dicen que usted ha traicionado los principios de su padre al unirse al proyecto de AMLO.

–Yo no siento que lo traiciono; al contrario, me educaron en la libertad, a ser solidaria y subsidiaria, a luchar por lo que creo y a comprometerme. Mi mamá acaba de morir y jamás me dijo algo, ni mucho menos. Esa crítica ni siquiera me hace ruido, ahora lo importante es que estamos buscando ganar por un 5 a un 8 por ciento para que el triunfo sea holgado. El país necesita otro rumbo, el cambio es nuestro.