Las demoras en las cortes de Inmigración aumentaron un 11% durante el 2017 y empeoran.

Así lo confirmó un reciente estudio de la Universidad de Syracuse en Nueva York, que arrojó que los casos que se deciden ante un juez de Inmigración ya son más de 660,000.

Las peores demoras se registran en las cortes en Los Angeles y en el condado de Harris, en Texas.

También existen considerables atrasos en varias cortes en Nueva York, que acaparan el 12% del total de los casos.

Miles de familias sufren estas demoras mientras los casos de sus seres queridos languidecen en las cortes, muchos de los cuales esperan la resolución de sus expedientes en centros de detención.