Les piden tranquilidad.  Las escuelas, “refugio seguro”, afirma el Superintendente Estatal de Instrucción Pública, Tom Torlakson. No van a compartir información de alumnos con el servicio de inmigración. Refrendan que son bienvenidos a las aulas todos los estudiantes, independientemente de su herencia, religión, origen étnico, antecedentes, discapacidad, orientación sexual y estado migratorio. Editorial La Educación anuncia que tendrá un programa semanal de televisión y un medio impreso para servir al  sector educativo y comunitario con información útil.

____________________________________________________________________________________________________________________

Las autoridades escolares de California y de Los Angeles han pedido a estudiantes inmigrantes latinos y musulmanes de las 10.500 escuelas públicas de California y padres de familia que estén tranquilos, porque los protegerán de la política migratoria de Donald Trump.

Los planteles “son refugio seguro”, dijo el Superintendente Estatal de Instrucción Pública, Tom Torlakson.

Y refrendó que “las escuelas públicas de California dan la bienvenida a todos los alumnos, independientemente de su herencia, religión, origen étnico, antecedentes, discapacidad, orientación sexual y estado migratorio.

El Departamento de Educación de California continuará proporcionando a las agencias educativas locales (LEA) directrices sobre las leyes existentes que protegen los registros de los estudiantes, incluyendo la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de 1984 Plyler vs. Doe, que requiere que las escuelas inscriban a todos los niños elegibles, estado.

Las escuelas deben verificar la edad y la residencia de un estudiante, pero tienen una gran flexibilidad en qué documentos se usan y no es necesario utilizar en relación con el estatus migratorio. No se pueden divulgar registros a la policía sin el permiso por escrito de los padres, una orden judicial o una citación. Las escuelas no deben recoger ni mantener ningún documento relacionado con el estatus migratorio, dijo Torlakson.

El presidente de la Junta de Educación del distrito escolar de Los Angeles, Steve Zimmer, dijo: “Nuestras escuelas son zonas seguras para cada niño y cada miembro de la familia. Nuestras acciones de la junta para codificar esto se encuentran alineadas con la Constitución de los Estados Unidos y confirmadas por la Corte Suprema de Estados Unidos en la sentencia Plyler contra Doe (1982)”.

(En 1982, una decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso Plyer vs Doe determinó que todos los menores en edad escolar, incluyendo aquellos niños inmigrantes que no cuentan con documentos migratorios, tienen derecho a la educación en una escuela pública primaria y secundaria en todo el país).

Ambos funcionarios aseguraron que  no van a cooperar con el servicio de inmigración para que ingrese a planteles ni para proporcionarle información alguna  de los alumnos y padres.

A nivel estatal, están registrados 6.2 millones de estudiantes, del kinder al doceavo grado, con más del 50 por ciento de latinos, y en el distrito angelino, el segundo más grande del país, son más de 600 mil, con un 74 por ciento de ellos hispanohablantes.

El gremio magisterial, igualmente, ha salido en defensa de los estudiantes migrantes.  El Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés) , incluso, realiza  una campaña sistemática para fortalecer una alianza con los padres de familia y la comunidad y una de sus premisas es la defensa de los alumnos indocumentados.

Recientemente, organizó un foro dentro de sus instalaciones a las que asistieron abogados en inmigración, dirigentes de ONGs y maestros para dar información a los maestros y alumnos sobre los derechos de los inmigrantes y las organizaciones a las que deben acudir para recibir atención jurídica y emocional.

El sábado pasado, el vicepresidente de UTLA, Juan Ramírez, estuvo en el canal de television 54-3. Al ser entrevistado por el periodista Francisco Mendoza, presidente de la Editorial La Educación, pidió a los padres y estudiantes no desesperarse por la política migratoria de Trump, a pesar de la incertidumbre. Y reiteró que los planteles son sitios seguros.

Esto es parte de lo que el vicepresidente Ramírez expresó en ese espacio televisivo:

Francisco Mendoza hizo saber que a partir de febrero en ese mismo canal habrá un programa semanal dedicado a la educación, al que asistirán mentores, padres de familia, alumnos, funcionarios y miembros de la comunidad.

Los temas fundamentales que serán tratados serán los educativos y de inmigración.

Mendoza anunció, además, que también la Editorial La Educación lanzará un periódico impreso, con el propósito de colaborar con padres, estudiantes y la comunidad para que dispongan de información útil, tan necesaria en estos momentos.

PROTECCION A INDOCUMENTADOS Y MUSULMANES

Volviendo al Superintendente Torlakson, ha instado a todas las escuelas públicas de California a continuar los esfuerzos de “Refugio Seguro” para los estudiantes y sus familias, particularmente los indocumentados, los musulmanes y los refugiados que son blanco de las recientes acciones federales.

“Como maestro, entrenador, padre, ciudadano y líder del sistema de escuelas públicas de California, estoy muy en desacuerdo con la reciente orden de inmigración del Presidente Trump y quiero asegurarme de que nuestros estudiantes y familias refugiados y musulmanes se sientan seguros y protegidos en nuestras escuelas “, dijo Torlakson.

Torlakson instó a los distritos escolares a seguir asegurándose de que los estudiantes y sus familias se sientan seguros en la escuela y recordó a los educadores y al público que las leyes existentes protegen los registros de los estudiantes de las preguntas sobre el estatus migratorio.

“La diversidad es la fuerza de California. No sólo damos la bienvenida a la diversidad. Lo celebramos. Una orden ejecutiva presidencial mal concebida no va a cambiar eso “, advirtió.

El 21 de diciembre pasado, el  Superintendente Torlakson publicó una carta alentando a todas las escuelas públicas de California a ser declaradas “refugios seguros” para los estudiantes y sus padres y para recordar a las familias las leyes existentes que protegen los registros de estudiantes de preguntas sobre estatus migratorio.

“Desafortunadamente, desde las elecciones presidenciales, los reportes de acoso, hostigamiento e intimidación de estudiantes K-12 basados en el estatus migratorio, religioso o identificación étnica están en aumento”, dijo Torlakson en la misiva distribuida a los superintendentes de condado y distrito escolar, administradores de escuelas charter y directores.

“Como Superintendente Estatal de Instrucción Pública, la seguridad es mi máxima prioridad. Y mi mayor compromiso con ustedes, sus estudiantes y sus familias es que las escuelas sigan siendo lugares seguros para aprender”, precisó.

CONDENA A ORDEN EJECUTIVA PRESIDENCIAL

El sector educativo californiano ha cuestionado la orden ejecutiva presidencial que prohibe a los refugiados de cualquier país entrar en Estados Unidos por 120 días, a los refugiados de Siria por tiempo indefinido y bloqueó a ciudadanos de siete naciones musulmanas de mayoría de los Estados Unidos en los próximos 90 días. Esas naciones son Irán, Iraq, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

“La orden ejecutiva del Presidente Trump sobre la inmigración, es el acto más significativo de maldad de un presidente en mi vida”, aseguró Steve Zimmer, presidente de la Junta de Educación del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD, siglas  en inglés).

Asimismo, dijo que esto puede afectar directamente al distrito escolar ya que los dólares federales que se reciben pueden estar en riesgo “debido a nuestro apoyo para cada estudiante y cada familia, y nuestras políticas para no cooperar con las medidas federales de aplicación de la ley de inmigración”.

Aseguró que “más allá de la agresión hostil contra las familias y las comunidades, esta acción contrarresta los valores fundamentales de nuestra nación y la visión de nuestros fundadores”.

Destacó que la misión del distrito escolar es “ servir a todos los niños que vienen a la puerta de la escuela. Nuestro trabajo es proporcionar a todos los niños y familias una educación pública de alta calidad, y todos los servicios necesarios necesarios para apoyar el aprendizaje de los estudiantes”.

Reiteró que su objetivo sigue siendo que el 100 por ciento de los estudiantes del distrito escolar se gradúen de la universidad y la carrera.

“Hoy estamos más comprometidos con esa meta y nuestra misión que nunca”, aseguró.