Nueva York.
Millones de inmigrantes indocumentados no podrán gozar de la protección legal temporal ofrecida por el presidente Barack Obama a causa de un fallo de la Suprema Corte de Estados Unidos que generó desencanto, ira y temor en las comunidades inmigrantes y que intensificará el debate electoral nacional.