Asegura que protegerán a los inmigrantes de buena vida de la máquina de deportación de Trump. La asambleísta californiana, nacida en El Salvador, Wendy Carrillo dijo que trabajará con colegas y con congresistas federales para encontrar una ruta hacia la legalización de los más de 200 mil salvadoreños que han tenido ese permiso temporal.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________

Cruel, inhumana e insensible calificaron el presidente del Senado de California y una legisladora estatal de origen salvadoreño, a la administración Trump por haber cancelado el TPS, lo que afecta a más de 200 mil originarios de El Salvador.

El presidente senatorial, Kevin de León, aseguró que “cumpliremos nuestro compromiso de proteger de la máquina de deportación de Trump a los inmigrantes que respetan las leyes”.

En California radican la mayor parte de salvadoreños, que en su mayoría llegaron a este país huyendo de la guerra civil en los 80 y 90. En aquellos años, Estados Unidos apoyó a los gobiernos  derechistas que estaban en conflicto bélico con la guerrilla, que a final resultó vencedora. Hubo más de 60 mil muertos y debido a la inestabilidad se desencadenó la migración hacia la Unión Americana.

El Estatus de Protección Temporal (TPS) es un beneficio provisional que permite a aquellas personas de determinados países que ya están en los Estados Unidos vivir y trabajar legalmente. La Secretaría de Seguridad Nacional puede designar un país con TPS para aquellas personas que temporalmente no pueden regresar debido a determinadas condiciones en su país de origen. Es removable.

“Evitar que (los salvadoreños) persigan su sueño americano y enviarlos de regreso a un país que es inestable e inseguro es cruel y está desconectado de cualquier sentimiento de humanidad”, aseguró el presidente del Senado, Kevin de León.

Y agregó:

“Separar inhumanamente a cientos de miles de inmigrantes legales de sus comunidades, familias y niños, es algo necio e inmoral. La administración Trump está siguiendo una agenda de animosidad racial que divide a Estados Unidos y nos debilita”.

La Asambleísta Wendy Carrillo, demócrata, cuyo distrito se encuentra en el este de Los Angeles, quien vino a los Estados Unidos como una menor indocumentada de El Salvador que huía de la guerra civil, y ahora es la única salvadoreña miembro de la Legislatura, dijo que “las acciones deplorables de Trump realmente me afectan en carne propia”.

Manifestó:

“Separar cruelmente a cientos de miles de inmigrantes legales de sus familias es un ejemplo de lo insensible y descontrolada que es la administración Trump. Trabajaré con mis colegas y el Congreso para ayudar a encontrar rutas hacia la residencia permanente para salvadoreños y otros que enfrentan deportación ante la cancelación del estado de protección temporal para El Salvador, una política vigente tras la guerra civil, los terremotos y una actual crisis de sequía”.

De León indicó que este año, fueron asignados 45 millones de dólares para financiar servicios legales a inmigrantes en California que tienen que lidiar con este tipo de problema, por lo que cualquier persona afectada por la decisión de hoy de la administración Trump debe contactar a un abogado de inmigración.

Indicó que sus colegas en la Legislatura también continuarán trabajando con organizaciones comunitarias para garantizar que la comunidad salvadoreña tenga el apoyo que necesita para superar este momento incierto.