El presidente estadounidense ha expresado su posición después de que Pionyang lanzase un misil balístico en dirección al mar del Japón.

________________________________________________________________________________________________________________________________

Corea del Norte disparó un misil balístico y el gobierno de ese país confirmó que el lanzamiento “fue un éxito”.

Se trata de la primera prueba de este tipo desde que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos.

El misil fue lanzado a las 07:55 hora local (22:55 GMT del sábado) y voló al este hacia el mar de Japón por cerca de 500km, dijeron funcionarios de defensa de Corea del Sur.

En tanto, Corea del Norte confirmó este domingo que el disparo del misil balístico fue satisfactorio en una prueba supervisada por el líder Kim Jong-un.

El dispositivo fue descrito como un “misil balístico de superficie a superficie de medio a largo alcance”, informó la agencia estatal de noticias coreana KCNA.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien está de visita en Estados Unidos, calificó el lanzamiento de misiles como intolerable.

RESPUESTA CONTUNDENTE, ADVIERTE TRUMP

El presidente de EU, Donald Trump, ha declarado este lunes en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que pretende dar una respuesta contundente a las acciones de Corea del Norte, luego de que Pionyang lanzara un misil balístico el pasado 12 de febrero.

“Obviamente, Corea del Norte es un gran problema y vamos a tratarlo de forma muy contundente”, ha declarado el presidente estadounidense.

El misil fue lanzado en dirección al mar del Japón desde la provincia norcoreana de Pionyang del Norte y cayó al mar de Japón tras cubrir unos 500 kilómetros, según indicaron las autoridades surcoreanas.

CONDENA DE LA ONU

El Consejo de Seguridad de la ONU ha condenado por unanimidad el lanzamiento del misil balístico realizado por parte de Corea del Norte el pasado 12 de febrero (hora local), señalando la infracción de seis de sus resoluciones, y ha advertido sobre su disposición a tomar “medidas significativas” contra Pionyang.

“Los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU han condenado de forma severa los últimos lanzamientos de misiles balísticos realizados el 12 de febrero de 2017 (hora local) y el 19 de octubre de 2016”, señala un comunicado aprobado por los países miembros del Consejo de Seguridad.

“Dichos lanzamientos son una infracción grave de las obligaciones internacionales de Corea del Norte respecto a las resoluciones del Consejo de Seguridad 1718, 1874, 2087, 2094, 2270, 2321″, especifica el documento.

Por su parte, el Secretario General de la ONU, António Guterres, ha calificado el lanzamiento norcoreano de “una infracción alarmante de las resoluciones del Consejo de Seguridad” y ha instado a Pionyang a cumplir sus obligaciones internacionales, según ha señalado el portavoz asociado Farhan Haq.

Un Pukguksong-2, un misil de alcance medio, fue lanzado el pasado 12 de febrero en dirección al mar del Japón desde la base aérea de Banghyeon, en la provincia norcoreana Pyongan del Norte, y cayó al agua al cubrir unos 500 kilómetros.

La política hacia México

Trump ha señalado que EE.UU. y Canadá tienen que realizar modificaciones conjuntas acerca del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés). Sin embargo, ha expresado que en esta área “hay menos problemas que en la dirección sureña”, es decir, en la cooperación con México.

Trump ha agregado que intenta lograr que el país proporcione unas condiciones de comercio más rentables para EE.UU. “Con México vamos a encontrar una solución justa para  ambas partes”, ha asegurado el líder estadounidense.

La inmigración y refugiados

Trump ha calificado su posición respecto a la inmigración como algo de “sentido común” y ha vuelto a destacar que “no podemos dejar entrar a la gente equivocada”.

Por su parte, Trudeau ha afirmado que “seguirá con su política de apertura hacia los refugiados, sin comprometer la seguridad de su país”.

Acerca de la posición de Trump sobre la inmigración y refugiados, el primer ministro canadiense ha subrayado que “no va a dar lecciones a otro país sobre cómo debe ser gobernado”.

La cooperación bilateral

Trump ha aclarado que EE.UU. y Canadá van a tener una estrecha cooperación en el ámbito del comercio externo y la creación de nuevos puestos de trabajo.

“Vamos a continuar la cooperación en el comercio. Entendemos que nuestros países obtienen beneficios al cooperar en el comercio exterior. La creación de nuevos puestos de trabajo es rentable tanto para EE.UU. como para Canadá”, ha manifestado el líder estadounidense.