Desde junio de 2015, Dafne Mcpherson Veloz está recluida en el Cereso de San Juan del Río, Querétaro, acusada de homicidio calificado debido a que abortó en un baño de la tienda Liverpool donde trabajaba. Ella asegura que el aborto fue involuntario, pues desconocía que estaba embarazada. Hoy purga una condena de 16 años de prisión.

La defensa de Dafne asegura que el establecimiento negó la entrada de los servicios médicos en la emergencia y que a la joven “se le juzgó por prejuicios y estereotipos del Ministerio Público de lo que una madre haría tras un parto inesperado”.

___________________________________________________________________________________________________________________________________

Ciudad de México

Dafne Mcpherson Veloz, acusada de homicidio calificado por abortar en Querétaro, es inocente y debe ser liberada de inmediato, aseguraron abogados y familiares de la joven.

Dafne, entonces de 28 años, trabajaba en una sucursal de Liverpool en San Juan del Río, Querétaro. Una mañana de 2015, malestares llevaron a la joven al baño del establecimiento, donde abortó de forma involuntaria a una niña que -tras no recibir la atención médica adecuada- perdió la vida.

La joven aseveró que no sabía que estaba embarazada. En una grabación, la joven narró que sintió “como se me rompía una liga, dentro de lo que es el tronco, dentro de lo que es el estómago, y me dieron muchas ganas de ir al baño. No me dio tiempo para sentarme cuando sentí que se cayó algo y me recliné, empecé a sentir que sangraba, me empecé a marear, me senté, volteé a ver y era un bebé”.

Agregó que le “dio miedo, no sabía que estaba pasando, me mareé, perdí el conocimiento”.

Tras los hechos, la joven viajó a la Ciudad de México para someterse a tratamiento psiquiátrico, pero en junio de 2015, policías la detuvieron y la trasladaron al Centro de Readaptación Social (Cereso) de San Juan del Río.

La joven es madre de otra niña de 5 años.

Estuvo recluida más de un año antes de recibir sentencia. En septiembre de 2016, un juez le dictó 16 años de prisión por el delito de homicidio calificado.

“Estoy bien, pero no en lo emocional. No puedo estar allá afuera con mi hija. Me quitaron la libertad, me alejaron de mi familia”, lamentó Dafne desde el Cereso.

La joven denunció que “no hubo investigación” en su caso, que se basó “sólo en declaraciones” y en una necropsia con irregularidades.

Agregó que el primer abogado que la representó “no sabía nada y sólo le sacó dinero a mis papás”.

Desde el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos), Edna Veloz Espinosa y Édgar A. Mcpherson Hurtado, madre y padre de la joven detenida, acusaron que las autoridades se ensañaron con su hija.

“Para nosotros ha sido muy difícil. Mi nieta quiere ver a su mamá”, aseguró la madre.

David Peña Rodríguez , integrante del grupo de defensores legales de Dafne, señaló “Liverpool negó el acceso a la ambulancia que podía llevar a Dafne al hospital y el Ministerio Público optó por culpar a Dafne”.

“Dafne tuvo un evento fortuito y no fue atendida. Se tienen 5 minutos para poderle salvar la vida a la mujer y a la niña”, aseguró Karla Michelle Salas, también abogada.

La litigante aseguró que el caso de Dafne es una muestra de la violencia institucional en el país, en esta ocasión cometida por la Procuraduría de Querétaro.

“Para el MP la única responsable es Dafne, por no llevar a su hija al hospital aún con hemorragia y pérdida de conocimiento”, dijo la defensora.

El abogado Héctor A. Pérez Rivera señaló que a su cliente “se le juzgó por prejuicios y estereotipos del Ministerio Público de lo que una madre haría tras un parto inesperado”.

En la audiencia de cierre del caso celebrada en julio de 2016, el fiscal Gustavo Dolores Acosta argumentó “si ella vio que nació, lo hubiera hecho [auxiliado a la bebé]. Es más, yo creo que ni un perro hace eso, una perra”. Lo que le valió una llamada de atención del juez.

En redes sociales se inició la campaña #DafneLibreYa y #LiverpoolTeParteLaVida para exigir la excarcelación.

De acuerdo a información del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), son Guanajuato y Querétaro las entidades con las legislaciones más restrictivas en el tema del aborto en México.

En la Ciudad de México, por ejemplo, las mujeres tienen la opción de abortar de manera legal hasta las 12 semanas de gestación.