La movilización cerró el paso vehicular de calzada de Tlalpan, dirección sur-norte, pero poco antes de llegar a General Anaya los manifestantes liberaron tres de cinco carriles.

Con consignas como “Entiende Mancera, el Multi no se vende”, “los damnificados rechazamos la Ley Mancera”, “Peña, Mancera, la misma chingadera” y “Dónde está el dinero que el mundo nos donó, con eso nos alcanza para la reconstrucción”, exigieron a las autoridades locales y federales su apoyo para reconstruir sus viviendas.

La marcha continuó hacia la calle de Zapata 56, colonia Portales, donde un inmueble colapsó el 19 de septiembre, provocando la muerte de dos mujeres.

Por este hecho , el corresponsable de seguridad de instalaciones fue detenido e ingresado a la Torre de Tepepan, aledaña al Reclusorio Preventivo Sur, por su delicado estado de salud.

A dos meses del sismo, “no tenemos certidumbre, ni apoyo de los gobiernos local y federal, y menos de los diputados, quienes en lugar de apoyarnos, se dieron un bono millonario”, afirmaron.

Las personas se agruparon previamente en los alrededores del Multifamilar Tlalpan para marchar hacia el Zócalo, en demanda de que las autoridades les apoyen en la reconstrucción, rehabilitación o reforzamiento de sus viviendas, que resultaron dañadas por el sismo del 19 de septiembre.

De acuerdo con su plan de actividades, a las 10 horas saldrían de este punto hacia el cruce de Bolívar y Chimalpopoca, donde se encontraba una fábrica textil, donde murieron varias personas, principalmente de origen extranjero.

Ahí se encontrarán con las personas damnificadas del edificio Osa Mayor, ubicado en la colonia Doctores, cuyas habitantes exigen el apoyo del gobierno para demoler y reconstruir el inmueble, donde habitaban más de cien familias.

Los manifestantes expresaron su rechazo a la adquisición de créditos o la redensificación de los inmuebles, que busca la reconstrucción de viviendas más pequeñas para los propietarios, a cambio de que las inmobiliarias aprovechen esos metros cuadrados para construir más departamentos y venderlos para recuperar su inversión.

Reiteraron su demanda de que el gobierno invierta recursos públicos y del Fondo de Desastres Naturales para la elaboración de los dictámenes y peritajes de daños estructurales, la demolición de los inmuebles en riesgo y la construcción de viviendas dignas.