Ofrece mediación si fracasan las actuales negociaciones entre empresa y sindicato. El reporte es en respuesta a una queja presentada en noviembre del 2015 ante la OCDE

____________________________________________________________________________________________________________

WASHINGTON

El Departamento de Estado de Estados Unidos emitió hoy un reporte en el que indica que las acusaciones de violaciones a los derechos laborales en la cadena de tiendas El Super, filial de la empresa mexicana Chedraui, tienen mérito y son  “materiales y sustanciadas”.

La agencia gubernamental dijo que son legítimos los cargos presentados, incluyendo acusaciones de que la gerencia de El Super amenazó a empleados debido a sus actividades sindicales, despidió a apoyadores claves del sindicato y se negó a negociar de buena fe con sus trabajadores y su sindicato.

El Departamento de Estado ofreció mediar en el actual conflicto laboral entre la empresa Mexicana con sede en California y el Sindicato de Trabajadores Unidos de la Industria de Alimentos y el Comercio (UFCW), que representa a empleados de siete tiendas El Super en California, en caso de que llegaran a fracasar los actuales esfuerzos para resolver el conflicto por un nuevo contrato.

El reporte de hoy es una respuesta a la queja presentada en noviembre del 2015, por una coalición de organizaciones laborales de México y Estados Unidos (incluido el sindicato UFCW), ante el Punto Nacional de Contacto en Estados Unidos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sede en el Departamento de Estado estadounidense.

“El Super ha violado repetidamente las leyes de Estados Unidos y los estándares internacionales que rigen los derechos de los trabajadores; es decir que los trabajadores han sufrido amenazas, intimidación e incluso despido sólo por querer un contrato sindical justo”, señaló Rigoberto Valdez, Vicepresidente de la Sección 770 del sindicato UFCW.

“Nosotros aplaudimos la decisión del Departamento de Estado de tomar en serio el incumplimiento de los estándares de trabajo de Estados Unidos e internacionales, por parte de El Super y de ofrecer una mediación de ser necesario”.

El Frente Auténtico del Trabajo (FAT) de México, la Alianza por una Nueva Economía en Los Ángeles (LAANE por sus siglas en inglés) y el Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER), también son parte de las organizaciones que presentaron la queja laboral.

El reclamo de la coalición pidió un alto a la agresiva campaña de coerción de varios años por parte de El Super en contra de los trabajadores que buscan un salario digno, suficientes días por enfermedad pagados y seguro médico accesible.

Después de una serie de cargos por prácticas laborales indebidas, un juez de la corte de distrito de Estados Unidos emitió una inusual orden de medidas cautelares bajo la sección 10(j) de la Ley Nacional de Relaciones Laborales, obligando a la empresa a recontratar a un trabajador activista sindical que había sido ilegalmente despedido.

Sin embargo, la compañía ha negociado de mala fe en estas sesiones de conciliación ordenadas por el gobierno y ha continuado intimidando a los trabajadores. Ambas partes se mantienen en posiciones alejadas en las negociaciones contractuales.

“Nosotros esperamos que podamos resolver estos serios abusos sin la intervención adicional del Departamento de Estado”, indicó Rigoberto Valdez quien agregó: “pero hasta ahora, El Super se ha negado a cumplir su obligación legal y moral hacia los trabajadores”.

Los trabajadores sindicalizados de El Super han estado luchando por lograr un contrato justo desde septiembre del 2013. El Super es una cadena de tiendas de autoservicio que se enfoca en el mercado latino, con 57 tiendas en Estados Unidos. Es subsidiaria de Grupo Chedraui, el tercer minorista más grande de México.

Una mediación encabezada por el Departamento de Estado metería al proceso a la filial de El Super, el Grupo Chedraui. Bajo los lineamientos de la OCDE, una empresa multinacional como Chedraui es responsable del cumplimiento de los estándares laborales internacionales por parte de sus subsidiarias.

La queja fue interpuesta bajo los Lineamientos de Empresas Multinacionales de la OCDE (organización integrada por 34 naciones). La organización adoptó los lineamientos en el 2011 para promover una buena ciudadanía corporativa por parte de firmas que invierten en los países miembros.

Sobre las relaciones laborales, los lineamientos exigen negociación colectiva de buena fe, respeto a los derechos de organización sindical de los trabajadores, así como salarios y condiciones de trabajo justas.

Cada país integrante de la OCDE mantiene un Punto Nacional de Contacto (PNC) para recibir quejas sobre abusos laborales por parte de inversionistas extranjeros. Tiene la facultad de ofrecer un proceso de mediación que busca resolver la disputa laboral en un lapso de seis meses.

La información sobre los lineamientos de la OCDE y el Punto Nacional de Contacto en Estados Unidos está disponible en el sitio web http://www.state.gov/e/eb/oecd/usncp/index.htm. Las reglas de confidencialidad del PNC en Estados Unidos no permiten la divulgación del texto de la queja del sindicato. Sin embargo, la información sobre la conducta de El Super está disponible en la página web del sindicato http://www.ufcw770.org/content/contractupdate-el-super.