Ciudad de México. 

Entre mil 800 y dos mil 300 niños, niñas y adolescentes indígenas han sido desplazados por grupos paramilitares en el conflicto existente entre los municipios de Chalchihuitán y Chenalhó en Chiapas, señaló Jennifer Haza Gutiérrez, directora de la agrupación Melel Xojobal.

En conferencia de prensa en la que se exigió que las autoridades tomen medidas para proteger a la niñez indígena y se solicitó que la ONU se pronuncie sobre esta situación y gestione el envío de ayuda humanitaria internacional, planteó que a 20 días de que cerca de seis mil personas fueron desplazadas de su territorio “no ha habido una intervención efectiva” ni de parte de los gobiernos local ni federal.

Alberto Solís Castro, director de Serapaz y Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), destacaron que la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes obliga al gobierno a actuar para proteger a los infantes, pero que ello no ha ocurrido.

Pérez García precisó que en Chiapas 82 por ciento de los niños, niñas y adolescentes viven en pobreza, y situaciones como la actual incrementan la desigualdad y propician la violación de los derechos de la infancia.

Advirtió que de no resolver la problemática, la situación puede “escalar a niveles mayores, por eso hacemos un llamado urgente a la solución”.

Haza Gutierrez comentó que testimonios de los niños refieren que “nos quieren matar los de Chenalhó” y acotó que los niños desplazados, además de no asistir a la escuela, “reportan situaciones que afectan su salud, tales como fiebres y diarreas”. A esto se suma estar expuestos a situaciones de “violencia extrema”, pues se reportan “tiros al aire y quema de casas”.

Solís Castro indicó que el “tema del paramilitarismo no es nuevo en Chiapas. Estamos hablando de los mismos grupos que siguen ahí y no se han desarmado” y añadió que “estos grupos ya empoderados ahora se fueron en contra de quienes han estado en una disputa histórica de territorio debido a un negligente trabajo de límites realizado por el gobierno”.

Tras señalar que se espera que a mediados de este mes el Tribunal Agrario resuelva, indicó que la determinación no garantiza que la situación se supere, sobre todo porque ya existe una “crisis humanitaria”.

Indicaron que se reportan cinco mil 35 desplazados de Chalchihuitán y 950 habitante de Chenaló”. Los afectados se refugiaron en los montes en donde enfrentan la falta de alimentos, medicinas y condiciones ambientales adversas, debido a las bajas temperaturas que se presentan sobre todo por las noches