Maestros advierten que si hay esa cerrazón optarían por protestas y paros.

___________________________________________________________________________________________________________________________________

Por cuatro votos contra dos, los miembros de la Junta Educativa del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD, siglas en inglés) aprobaron los beneficios médicos para los integrantes de los ocho sindicatos con los que tienen contrato, entre ellos el de los maestros, que cuenta con 33 mil miembros.

A pesar de este logro, la votación prendió las señales de alarma, porque uno de los miembros de esa junta, Nick Melvoin, afirmó en la sesión que será todo lo que van a conceder a los trabajadores, pese a que falta un acuerdo sobre lo más importante: el contrato de trabajo. Los maestros exigen un alza salarial y una serie de demandas relacionadas con mejoras a la educación y a los alumnos indocumentados .

Cuenta el vicepresidente del Sindicato de Maestros de Los Angeles, Juan Ramírez, que históricamente la votación sobre los beneficios médicos de los maestros ha sido aprobada unánimente por los siete miembros de la Junta Educativa.

En esta ocasión no sólo hubo los dos votos en contra – de Nick Melvoin y Ref Rodriguez- sino que Richard Vladovic no emitió sufragio alguno ya que no estuvo presente en la sala a la hora de la votación. Esto despertó sospechas, ya que es uno de los tres miembros defensores de la educación pública – junto con George McKenna y Scott Schmerelson- y por lo regular tiene buena relación con el sindicato. Circulan rumores de que podría pasarse al bando de los partidarios de las escuelas chárter.

Los que votaron a favor de los beneficios médicos son, Kelly Gonez, George McKenna, Mónica García y Scott Schmerelson.

Actualmente, Kelly Gonez, Mónica García, Nick Melvoin y Ref Rodríguez, apoyados por el sector chárter, son mayoría en la Junta Educativa.

Rodríguez ha sido acusado por la Fiscalía de Los Angeles por 28 delitos, entre ellos lavado de dinero en su campaña que lo llevó al cargo en la Junta Educativa. En mayo entrante se sabrá si es procesado. De ser encontrado culpable iría más de cuatro años a prisión. Por lo pronto, sigue votando, pese a que multiples organizaciones piden su renuncia ya que – argumentan- carece de autoridad moral para estar en tal organismo, que gobierna al segundo distrito escolar más imporante de Estados Unidos después del de Nueva York

En la sesión de la junta, padres de familia del grupo Speak Up, aliados a Melvoin, hablaron contra de que se aprobaran los beneficios médicos a los maestros y cuestionaron la atención que se brinda a los escolares. Algunos hablaron en español.

El acuerdo sobre el seguro médico tendrá vigencia de tres años. Los maestros y sus familias son protegidos.

Ahora, los 33 mil maestros deberán sancionar el acuerdo y para ello votan en las escuelas en las que hay urnas. El viernes se sabrá la cantidad de los que lo aprobaron, aunque Ramírez confía que será una inmensa mayoría.

REAFIRMACION SINDICAL

Además, Ramírez hizo saber que como parte de este proceso, se está llevando a cabo una reafirmación del registro de los mentores como miembros del sindicato.

“ Queremos que sea el 100 de aceptación para demostrar la unidad gremial”, dijo Ramírez

Una unidad, agregó, será fundamental en las negociaciones con el distrito escolar y de cara al fallo de la Corte Suprema sobre el caso Janus, que pretende hacer que las cuotas sindicales sean optativas y no obligatorias.  Considerando que cinco de los nueve miembros del máximo tribunal de la nación son conservadores, existe la percepción en el ámbito sindical que el fallo será contra las organizaciones de trabajadores.

El próximo 26 del presente, la Corte Suprema iniciará el caso y el fallo lo dará en junio venidero.

Los analistas consideran que con una decisión adversa, los sindicatos podrían perder entre el 20 y el 40 por ciento de membresía e ingresos.

Ante ello, la organización de maestros angelinos se aboca, además, a persuadir a sus 33 mil miembros de la imperiosa necesidad de que permanezcan en la organización como la mejor manera de defender sus derechos y conquistas laborales, que no tienen los no sindicalizados.

Ramírez hizo notar que a los maestros les están dando nuevas credenciales sindicales.

Indicó el dirigente que las negociaciones del sindicato con el distrito escolar se llevan a cabo a razón de dos mensuales. Advierte que por las señales advertidas este día, la situación podría complicarse, sobre todo a razón de lo expresado por Melvin en el sentido que no concederán nada más a los maestros y el resto de los trabajadores que los beneficios médicos para ellos y sus familias.

“Esto es delicado. Nosotros no vamos a ceder. Vamos a llegar hasta donde los miembros quieran. De ser posible haremos protestas, boicots y paros”, aseguró.

El distrito escolar ofrece sólo el dos por ciento de aumento salarial a los maestros, quienes demandan un 6.5 por ciento.

Por eso, Ramírez insiste que es imperativa la unidad de los maestros para enfrentar los desafíos que puedan generarse con la decisión de la Corte Suprema y la cerrazón de la mayoría de miembros de la Junta Educativa.

“Es preocupante como se se está alineando la oposición. Ante este presaigo, la respuesta de nosotros debe ser la unidad”, refrendó.

INFORMACION A PADRES

Otro de los retos de los mentores será hacer llegar información objetiva a los padres sobre la situación de la educación en Los Angeles para que tengan un panorama claro y preciso  y no sean manipulados por organizaciones de chárter, que los atraen con mentiras sobre los maestros e inexactitudes sobre el sistema escolar, como se pudo corroborar con los padres que este día hablaron en la sesión de la Junta Educativa contra profesores y la educación impartida.

Esos padres son aglutinados por la organización Parents Revolution, que forma parte de la Asociación de Escuelas Chárter de California, de la que forman parte magnates y corporaciones que destinan millones de dólares para que ganen las elecciones sus candidatos a miembros de las juntas escolares para aumentar su número de planteles y fuerza.

Las chárter han sido cuestionadas por maestros porque usan dinero público pero no rinden cuentas ni son transparentes, excluyen a alumnos, sobre todo a discapacitados y aprendices de inglés y causan serios quebrantos económicos a la hacienda de las escuelas públicas. Tan sólo en Los Angeles, la sangría anual es de casi 600 millones de dólares porque ese dinero que debía ser para la educación pública se canaliza a las chárter, de acuerdo a un reporte ordenado por UTLA.

  EXIGENCIAS

UTLA he llevado a la mesa de negociación con el distrito escolar sus demandas integradas en la campaña Las Escuelas que merecen los estudiantes de Los Angeles, algunas de las cuales son:

*Invertir en estudiantes y financiar las escuelas con 20 mil dólares por alumno para el año 2020.

*Reducir el tamaño de las clases en todos los niveles.

*Traer más enfermeras, consejeros, trabajadores sociales, psicólogos, y bibliotecarios para cada escuela.

*Invertir en programas bilingües y de lengua dual, estudios étnicos, artes visuales y escénicas, educación profesional y técnica.

*Reducir el exceso de pruebas de los estudiantes.

*Defender la profesión docente. Atraer y retener a educadores de alta calidad con salarios competitivos y seguro médico de calidad.

*Asegurar que todos los maestros tengan buenas condiciones de trabajo y se les trate como colaboradores esenciales para el éxito de los estudiantes.

*Construir escuelas de la comunidad para expandir la participación de padres, ampliar el currículo y aumentar los servicios sociales para los estudiantes y las comunidades.

*Negociar por el bien común, incluyendo viviendas de costo accesible, programas de educación temprana, más espacios verdes, derechos de inmigrantes, y más.

*Garantizar que las escuelas sean seguras y que los estudiantes tengan derecho al debido proceso.

*Aumentar el poder de los padres y educadores para tomar decisiones sobre los fondos en las escuelas.

*Servicios integrales y establecimiento de escuelas comunitarias.

*Poner fin a la privatización de las escuelas públicas.

* Que los padres y educadores tengan voz en el diseño de los presupuestos escolares.

*Más apoyo a la disciplina escolar.

*Atención médica y salarios competitivos para atraer y retener a maestros de calidad.

*Eliminar la excesiva cantidad de exámenes y los liderazgos de arriba hacia abajo.

* Hacer más extensiva la educación temprana.

*Remover los salones de clases en bungalos y en esos sitios crear áreas verdes.

*Un fondo para el entrenamiento de maestros.

*Poner fin a las desproporcionadas multas a padres afroamericanos afuera de las escuelas mientras dejan o recogen a sus hijos.

*Darle más transparencia al manejo de los recursos públicos de las chárter.