Se reunió a puerta cerrada con legisladores de ambos partidos y dijo que esta sería la primera fase de su propuesta y la segunda contemplaría la reforma migratoria.

___________________________________________________________________________________________________________________________________

WASHINGTON

El presidente Donald Trump propuso forjar un acuerdo sobre las políticas migratorias del país en dos fases: una que se encargue de los jóvenes inmigrantes llamados dreamers y de la seguridad fronteriza, y otra que incluya reformas fundamentales al sistema migratorio.

Trump el martes sostuvo un largo encuentro privado de más de una hora con un grupo de 25 legisladores de ambos partidos sobre el tema migratorio.

El mandatario insistió en que se construya una muralla en la frontera con México como parte de un acuerdo que incluya a los dreamers, pero añadió que a partir de allí el Congreso podría entrar en una segunda fase en que se debatiría una reforma más profunda al sistema migratorio.

El presidente enfatizó a los legisladores que la construcción del muro y la reforma migratoria son condiciones necesarias para llegar a un acuerdo sobre la suerte de cientos de miles de jóvenes inmigrantes que fueron traídos al país ilegalmente por sus padres.

Líderes demócratas y republicanos de ambas cámaras del Congreso afirmaron que van a negociar un plan con cuatro puntos para legalizar a los “Dreamers”,  a cambio de seguridad fronteriza y el fin de la llamada “lotería de visas” y la “inmigración en cadena”.

Trump, expresó su deseo de un “proyecto de amor” para los “Dreamers” pero que incluya un muro como parte de una estrategia amplia para la seguridad fronteriza.

El magnate precisó: “Ustedes van a tener que llegar a una solución. Y si lo hacen yo firmaré esa solución”.

A la salida de la reunión, los líderes de ambos declararon a la prensa que no tienen consenso sobre qué entienden por “muro” fronterizo.

Por su parte, el presidente del Comité Jurídico de la Cámara de Representantes, Bob Goodlatte, dijo que presentará formalmente un proyecto de ley con el objetivo de resolver la situación de los “Dreamers”, pero que frene de una vez por todas la inmigración ilegal.

El senador demócrata de Maryland, Chris Van Hollen, dijo que su bancada no apoyará la solicitud de $18,000 millones de la Administración Trump para construir un muro fronterizo, aunque reconoció que el concepto significa “cosas distintas para distinta gente”.

Por su parte, el senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, afirmó que, a su juicio, Trump genuinamente quiere llegar a un acuerdo sobre el futuro del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012.

La reunión se produjo mientras aumentan las presiones de grupos en ambos bandos del debate migratorio: los grupos progresistas insistieron hoy en que los demócratas no deben hacer concesiones a los republicanos en torno a la financiación del muro, mientras que los republicanos insistieron en más vigilancia en la frontera.

Las negociaciones seguirán mañana en el Capitolio.