Los empleadores estadounidenses agregaron 200.000 puestos laborales en enero, y los salarios aumentaron a su ritmo más alto en ocho años, evidencia de un constante mercado laboral saludable.

La tasa de desempleo continuó en el 4,1%, la más baja desde el año 2000, indicó el Departamento de Trabajo en su informe mensual sobre trabajos divulgado el viernes.

El aumento en los suelos sugiere que los empleadores están compitiendo cada vez más por un limitado grupo de trabajadores. Los aumentos generados por el recorte de impuestos aprobado por los republicanos y aumento en el salario mínimo en 18 estados probablemente también impulsaron el pago el mes pasado. Las cifras apuntan a una economía fuerte aun en su noveno año de expansión, alimentada por el gasto del consumidor y el crecimiento mundial.

Empleados del ramo de la construcción trabajan en un edificio de apartamentos que está siendo construído en Nashville, Tennessee.

Empleados del ramo de la construcción trabajan en un edificio de apartamentos que está siendo construído en Nashville, Tennessee.

El aumento de los salarios podría hacer más probable que la Reserva Federal aumente las tasas de interés a corto plazo más rápidamente en los próximos meses. En anticipación a la presión inflacionaria y a una posible aceleración del aumento de las tasas de interés, los inversionistas hicieron aumentar el rendimiento del bono referencial del Tesoro a 10 años luego de que se publicara el informe de empleo.

El rendimiento alcanzó 2,84, desde 2,79 antes de que se publicara el informe de empleos. Los precios de las acciones también estaban listos para una fuerte caída.

En enero, el pago por hora promedio aumentó 9 centavos de dólar a 26,74 dólares después un mayor aumento en diciembre. Comparado con 12 meses antes, los salaries aumentaron 2,9%, la mayor ganancia desde el fin de la recession hace ocho años.