Rex Tillerson señaló que recibió la noticia de la muerte del joven estadounidense Otto Warmbier con “profunda tristeza”.

____________________________________________________________________________________________________________________________

Washington insiste en que Pionyang libere a tres ciudadanos estadounidenses detenidos previamente en Corea del Norte, afirma el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, en un comunicado publicado este lunes en relación con la muerte del estudiante Otto Warmbier.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump

“Sostenemos que Corea del Norte es responsable del encarcelamiento injusto de Otto Warmbier y exigimos la liberación de otros tres estadounidenses detenidos ilegalmente”, declaró el jefe del Departamento de Estado, citado por medios estadounidenses.

El secretario de Estado también indicó que recibió la noticia de la muerte de Warmbier con “profunda tristeza”. “En nombre de todo el Departamento de Estado y del Gobierno de EE.UU. extiendo mis condolencias a la familia Warmbier, y ofrezco mis oraciones mientras entran en un período de dolor que ningún padre debería conocer”, dijo Tillerson.

Además, Rex Tillerson ha prometido llevar a Pionyang a la justicia por la muerte de Otto, que estuvo encarcelado en Corea del Norte durante 17 meses y fue repatriado a EE.UU. la semana pasada con una “grave lesión neurológica”.

Seúl se une a las condolencias

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se unió a las condolencias por la muerte del estudiante estadounidense y también pidió a Pionyang devolver a los ciudadanos extranjeros detenidos en el país. “Es lamentable que Corea del Norte no respete los derechos humanos”, dijo en un comunicado la presidencia surcoreana.

Según la agencia Reuters, en el territorio norcoreano todavía permanecen bajo custodia tres ciudadanos estadounidenses de origen surcoreano: Tony Kim, Kim Hak-song y Kim Dong-chul, a quienes las autoridades de Pionyang acusan de “actos hostiles” en contra del país.

MURIO POR LESIONES NEUROLOGICAS

Otto Warmbier, el estudiante estadounidense que estuvo detenido en Corea del Norte durante 17 meses y fue recientemente liberado con una “grave lesión neurológica”, ha fallecido después de pasar meses en coma. Warmbier, de 22 años, murió en el Centro Médico de la Universidad de Cincinnati a las 14:20 (hora local), dijo la familia.

La familia de Otto culpa a Pionyang de torturas

“Desafortunadamente, el terrible trato tortuoso que nuestro hijo recibió de manos de los norcoreanos aseguró que ningún otro resultado fuera posible más allá de la triste experiencia que hemos experimentado hoy”, ha anunciado su familia en un comunicado.

El padre de Otto, Fren Warmbier, acusó a las autoridades norcoreanas de haber proporcionado a su hijo un trato inhumano. Según sus palabras, Otto fue “tratado con brutalidad y aterrorizado” por el Gobierno norcoreano.

¿De qué fue acusado?

En marzo de 2016, Otto Warmbier fue declarado culpable de crímenes contra el Estado y condenado a 15 años de prisión con trabajos forzados por haber robado un cartel con un lema político del hotel en el que se alojaba en Pionyang. El estudiante de la Universidad de Virginia fue detenido el 22 de enero de 2016 en el aeropuerto de la capital norcoreana con el cartel robado en su equipaje.

Warmbier confesó “haber sacado un lema político de la zona reservada para el personal del hotel”. Según la investigación, el estudiante había sido “manipulado por el Gobierno de EE.UU.”, algo que el joven no confirmó. Otto se echó a llorar durante la sesión del tribunal en la que hizo uso de su derecho a la última palabra.

 ¿En qué estado llegó a EE.UU.?

Se cree que Warmbier se encontraba en coma desde marzo de 2016 después de que en la cárcel le administraran unos somníferos. Las autoridades norcoreanas dijeron que liberaron a Otto por “razones humanitarias”, según la agencia estatal KCNA.

Cuando Otto fue trasladado a Cincinnati desde Corea del Norte el pasado 13 de junio no podía hablar ni realizar ningún movimiento. El doctor Daniel Kanter, director médico de la Unidad de Cuidados Intensivos de Neurociencia en el Centro Médico de la Universidad de Cincinnati, afirmó que el joven “no mostraba señales de entender el idioma, de responder o de tener conciencia de su entorno”.