CIUDAD DE MEXICO 

Es cierto que el país está viviendo microclimas políticos muy distintos a todo lo largo y ancho del país, pero en todos indiscutiblemente existen factores comunes: violencia, inseguridad, corrupción y para ahondar más estos, la inminente sucesión presidencial.

El estado del tiempo en Los Pinos de manera puntual pasa del frío paralizante a la calidez extrema.  Depende claro, quienes los interlocutores del aún mandatario, Enrique Peña Nieto.

En estos momentos, son más los que podemos sentir la frialdad que se siente desde la residencia oficial en donde habita Peña Nieto, dado que somos una gran mayoría quienes reprobamos su gestión.  La falta de empatía es recíproca.

No obstante, para los amigos de Peña, y los que no lo son pero lo lisonjean como si lo fueran por el interés de uno o varios favores, la calidez es hasta ardiente.

Pero los microclimas que siempre ha minimizado el primer mandatario en esta Administración priista, son los de inseguridad, violencia, pobreza y más, que ya no se sienten fríos, sino gélidos. El miedo paraliza, el hambre también, como si uno se congelara.

¿Cómo pensará Peña Nieto que millones de mexicanos que vivimos entre escases, Policías a las que les tememos y más y más deudas, sin un futuro decoroso para los nuestros, tenemos que apoyar su gestión, sólo por sus discursos de aliento?

Peña Nieto transitará de aquí al primero de diciembre del 2018, en una curva al alta de sentimientos nacionales de repudio por su resistencia a reconocer lo que los mexicanos en realidad demandamos y que no precisamente tiene que ver, con inversiones extranjeras, ni mercados internacionales sólidos.

Así que mientras los mexicanos empecemos  a tratar con más frialdad a quien nos ha traicionado como el líder que no fue y aspiró a ser; es fácil advertir que en Los Pinos, el estado del tiempo se hará una constante que se sentirá ya, un clima gélido: mismo que puede llegar a paralizar incluso a quienes se sienten los más cercanos al presidente.

 

Acta Divina… “Habrá un cierre acelerado y a marchas forzadas de mi sexenio”: Enrique Peña Nieto, presidente de México.

 

Para advertir…

 

actapublica@gmail.com