CIUDAD DE MEXICO 

Frente a situaciones totalmente no predictivas pero sí previstas como lo fueron los movimientos telúricos del pasado mes de septiembre, en donde las afectaciones humanas y también de bienes y cosas han sido superiores a la capacidad de respuesta del denominado Estado,  vale la pregunta de quiénes o hasta de qué  es garante en realidad el mismo; cuando se reconoce, se asume y asienta en diversos articulados de la Constitución mexicana, el papel de éste, como garante de derechos para con los mexicanos.

Todos los mexicanos al tener la libertad de elegir el lugar en donde vivir y construir, comprar o rentar un inmueble, deberíamos tener la garantía primero, de toda la información de cómo es todo el entorno al que hemos llegado a residir e incluso a invertir parte de nuestro patrimonio –hacer uso o no de todos los datos e incluso de cualquier análisis, será cuestión de cada uno o incluso puede llegar a advertirse también como una obligación.

El caso es, que no puede ser catalogado por las autoridades a priori y con ligereza, que sea un hecho de fuerza mayor sin consecuencias jurídicas, que la casa de uno se derrumbe y en la misma arrastre la pérdida en algunos casos, de vidas y pertenencias. No.  El Estado de be garantizar cuando menos información cierta sobre el nivel de seguridad del terreno en donde se construye un inmueble.

Y no es precisamente que los Administraciones en turno creen una Secretaría para tales efectos, porque son capaces de hacerlo; sino que se valgan de los instrumentos científicos y los profesionistas en el campo, para tal tarea.

Hace 32 años, después del sismo de aquel 19 de septiembre, y la pérdida de casi 10 mil vidas, además de cientos de inmuebles; el Gobierno no sólo entonces del Distrito Federal, sino también  de la Federación, impusieron una nuevo norma de construcción y también una regulación para reforzar con esa misma normatividad edificaciones con más años, pero un inmueble no está aislado de los otros, ni del suelo en el que se erige, ni mucho menos del caprichoso y constante movimiento del mismísimo planeta.

Esa es la información que todos debemos tener y la que el Estado debe emitir para que cualquiera pueda en su caso, tomar una decisión consciente.

El Estado debe garantizar nuestra seguridad de todo tipo, y le está faltando altura de miras para entender que somos parte de un cosmos, que de nada sirve edificar en el mismo lugar en donde un sismo derribó un inmueble con nuevas normas de construcción, sino se entiende mejor el entorno.

 

Acta Divina… Luego de los sismos de septiembre de este 2017, el presidente Enrique Peña Nieto, garantiza a los damnificados, al reparación del daño patrimonial.

 

Para advertir… Sin información, el patrimonio siempre estará en riesgo.

 

actapublica@gmail.com