La lideresa de la Asociación Nacional de Educadores, Lily Eskelsen García, advirtió que el mandatario pretende quitar  más de mil millones de dólares a planteles oficiales, donde estudia el 90% de los niños de EU, para dárselos a escuelas privadas y religiosas, que no rinden cuentas ni manejan con transparencia los recursos. Explica con detalle el impacto a la comunidad de los recortes prespuestales planteados por el magnate.

________________________________________________________________________________________________________________________________

Donald Trump y su secretaria de Educación, Betsy DeVos, quieren extraer más de mil millones de dólares de las escuelas públicas, donde estudia el 90% de los niños, para canalizarlos a escuelas privadas y religiosas, que no tienen rendición de cuentas ni manejo transparente de sus recursos.
La tesis es de la presidenta de la más importante organzación de maestros de Estados Unidos, la Asociación Nacional de Educadores, (NEA, siglas en inglés),  Lily Eskelsen García, quien afirmó que la propuesta de presupuesto de la educación de Trump, “dañará a toda familia trabajadora”.
No podría ser más claro, agregó: el objetivo de Betsy DeVos como Secretaria de Educación es recortar el financiamiento para las escuelas públicas, usando esquemas de cupones para destinar los dólares de los contribuyentes a escuelas privadas que no rinden cuentas.
“Los vales sólo debilitan nuestras escuelas públicas, cuando sabemos que una escuela pública con recursos suficientes en cada barrio es nuestra mejor opción para establecer a cada estudiante para el éxito”,dijo.
Aseguró que DeVos y la agenda general del presidente Trump se centra en la privatización y la destrucción de las instituciones públicas que apoyan la oportunidad para estudiantes, educadores y familias estadounidenses.
“Es por eso –agregó- que necesitamos que los activistas de la educación en todo el país se pongan en contacto con sus legisladores en el Capitolio y les insten a rechazar el presupuesto de Trump-DeVos”.
Los “puntos destructivos” del plan presupuestal se enumeran a continuación:
• Disminuye la inversión federal en programas de educación en el AF2018 en un 13,6 por ciento.
• Reduce $ 10.6 mil millones en iniciativas de educación federal en general.
• Elimina 22 programas educativos.
• Recorta $ 1,2 mil millones a programas después de la escuela.
• Recorta $ 27 millones a educación artistica .
• Cortes de IDEA (fondos para educación especial) por $ 133 millones.
• Recorta $ 2,1 mil millones a fondos para reducir el tamaño de las clases (lo cual es clave para proporcionar la atención individualizada que los estudiantes necesitan para tener éxito) y apoyar el desarrollo profesional de los educadores.
• Más de $ 700 millones en recortes a préstamos universitarios para estudiantes de bajos ingresos.
Eskelsen García, una educadora de Utah, quien representa más de 3 millones de educadores en todo el país, difundió el siguiente video en el que describe cómo los activistas de la educación pueden hacer oír su voz.

La secretaria de Educación, Betsy DeVos, de quien los gremios magisteriales afirman que ha demostrado que no tiene calificación para su nuevo puesto, ha hecho apariciones públicas, ante un comité del Senado de Estados Unidos y dirigentes de escuelas chárter, para hablar sobre el presupuesto de educación. Estos son algunos de sus testimonios: