Bruselas.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, definió el cambio de escenario en Estados Unidos, con el presidente Donald Trump al frente, como una amenaza para la Unión Europea, al nivel de China, Rusia o el islam radical, en una carta de invitación a los gobernantes europeos a la cumbre prevista para el viernes en Malta, en la que pidió que se levanten para defender la dignidad.

Al afirmar que la Unión Europea (UE) afronta sus mayores desafíos en sus 70 años de historia, Tusk destacó que junto a una China asertiva, una política agresiva de Rusia hacia sus vecinos, el islam extremista que alimenta la anarquía en Medio Oriente y África, las preocupantes declaraciones del nuevo gobierno estadunidense son todas amenazas externas.

Particulamente el cambio en Washington pone a la Unión Europea en una difícil situación, máxime cuando la nueva administración parece que cuestiona los últimos 70 años de política exterior estadunidense, indicó después de que Trump festejó el Brexit y aseguró que otros países seguirán los pasos de Reino Unido.

En la misiva enviada este martes, precisó que las preocupantes declaraciones del nuevo gobierno estadunidense hacen nuestro futuro altamente impredecible, en el contexto de una nueva situación geopolítica en el mundo.

Para el jefe del Consejo Europeo, el sentimiento antieuropeo impulsado por las formaciones nacionalistas de ultraderecha, y el descenso de la confianza en la integración política por parte de las élites pro europeas, son otras amenazas peligrosas que enfrenta el bloque.

“La desintegración de la Unión Europea no llevará a la restauración de la mítica soberanía plena de sus países miembros, sino a su dependencia real y de facto de las grandes superpotencias: Estados Unidos, Rusia y China”, sostuvo Tusk.

La canciller alemana, Angela Merkel, criticó por tercer día consecutivo los decretos migratorios de Trump. He vuelto a dejar claro que no considero que la lucha contra el terrorismo justifique una forma de proceder general contra determinados países y determinadas personas con determinada creencia, dijo tras una reunión en Estocolmo con el primer ministro sueco, Stefan Löfven. Los dos jefes de gobierno exigieron avances concretos en la política de refugiados de la Unión Europea.

Merkel calificó además la decisión del Reino Unido de abandonar el bloque como un hito en la historia de la UE, mientras Löfven dijo: “intentamos superar este hito de forma positiva para los 27 países miembros que quedan y superarlo de manera que la amistad y la estrecha relación que existe con el Reino Unido se mantengan a pesar de todo.

Yo no estoy a favor ni de los vetos ni de las fronteras, señaló a su vez el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, al reaccionar al polémico decreto antimigratorio de Trump contra siete países de mayoría musulmana. Dijo esperar que en el futuro esto se arregle y nos instalemos todos en una situación de normalidad.

En Londres, Amber Rudd, ministra del Interior de Reino Unido, advirtió que la polémica prohibición de inmigración de Donald Trump es una oportunidad de propaganda para el yihadista Estado Islámico.

Ante la comisión parlamentaria de Interior, aseguró que conversó por teléfono con John Kelly, el candidato de Trump a secretario de Seguridad Nacional estadunidense, para expresarle el desacuerdo de Londres con la medida, e indicó que su país nunca adoptará una medida similar.