La medida fue dictada en abril de este año y ordenó la suspensión de sus actividades en Rusia, pero la secta presentó un recurso.

______________________________________________________________________________________________________________________________

El Tribunal Supremo de Rusia ha ratificado este lunes la prohibición de las actividades de los testigos de Jehová, reconocida como extremista en abril de este año, informa RIA  Novosti remitiéndose al servicio de prensa de la institución judicial. Ello implica que la decisión de suspender la actividad de la organización en territorio ruso ha entrado en vigor.

Por su parte, los representantes de los Testigos de Jehová insisten en que nunca han participado en acciones radicales.

El pasado 20 de abril un juez del Tribunal dictaminó que los testigos de Jehová son una “organización extremista”y suspendió sus actividades en Rusia, satisfaciendo la demanda del Ministerio de Justicia.

Sin embargo, los Testigos de Jehová trataron de impugnar la prohibición de sus actividades en Rusia al presentar un recurso en contra.

Durante el primer juicio se supo que el Ministerio, en particular, culpó a los testigos de Jehová del rechazo de aceptar transfusiones de sangre por parte de sus fieles. El Ministerio de Justicia asegura que las actividades de esta organización amenazan los derechos e intereses de la sociedad y la seguridad pública.

En el proceso varios exadeptos de esta congregación cristiana confesaron que los testigos de Jehová controlan de manera estricta a los miembros de su comunidad. Además, la situación de las mujeres dentro de las comunidades de la secta contradice la norma legal de igualdad de género.

Los abogados de los testigos de Jehová, por su parte, refutaron todas las declaraciones del Ministerio de Justicia e indican que se rigen en sus actividades estrictamente por la Biblia.