Un grupo de investigadores catalanes consigue que cinco personas controlen el virus sin tomar medicación antirretroviral. Este es un artículo de El Diari de la Sanitat

______________________________________________________________________________________________________________________________________________

BARCELONA

Cinco personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) han conseguido, por primera vez, mantener estable la proliferación vírica –sin que se multiplique el virus del VIH– durante períodos largos de tiempo gracias a una vacuna terapéutica combinada con un fármaco. Habitualmente cuando los pacientes dejan de tomar el tratamiento, la medicación antirretroviral, el virus rebrota a lo largo de las primeras 4 semanas, pero estos pacientes llevan ya entre cinco semanas y siete meses sin tomar fármacos antirretrovirales y con unos niveles prácticamente nulos del virus. Esto podría demostrar que el sistema inmunitario de las personas con VIH se puede reeducar sin necesidad de tomar antirretrovirales.

El estudio, que continúa abierto, quiere descubrir ahora cómo aumentar la eficacia de esta estrategia para que sea efectiva en más pacientes. Actualmente cuenta con 15 personas con VIH que han recibido una vacuna terapéutica combinada con un fármaco destinado a “despertar” el virus “dormido” dentro del organismo. Este era uno de los principales problemas hasta ahora, ya que el reservorio viral está formado por células infectadas por el VIH que se mantienen latentes dentro del organismo pero que, por culpa de su inactividad, no pueden ser detectadas por el sistema inmunitario y por eso el tratamiento no puede interrumpirse nunca.

Para José Moltó, médico y co-investigador principal del ensayo, “esta es la primera vez que una vacuna terapéutica contra el VIH ha demostrado ser capaz de controlar el virus en los pacientes infectados por el VIH una vez ha parado el tratamiento”. Moltó puntualiza, sin embargo, que “a pesar de que estas personas decimos que controlan el virus, no se puede decir que hayan sido curadas porque todavía somos capaces de detectar virus en todos ellos”.

La coordinadora y co-investigadora principal del ensayo, Beatriz Mothe, apunta el éxito en la combinación de tres factores. Según Mothe se trata, por una parte, de haber iniciado el tratamiento antiretroviral al muy poco tiempo de haberse infectado las personas. “Esto ha permitido que la cantidad de virus residual ya reducida por el tema del tratamiento antirretroviral haya sido muy baja”, dice. Un segundo factor es la vacuna utilizada, capaz de “reeducar el sistema inmunitario hacia unas zonas del virus que son relevantes para evitar la dispersión de la enfermedad”. Por último, el fármaco utilizado, el Romidepsina, ha permitido reactivar el virus del reservorio viral. “Es como si se hubiera conseguido por un lado debilitar el virus y por otro reforzar el sistema inmunitario de los pacientes, de modo que reaccione de forma efectiva ante los intentos del virus de repuntar y haciendo desaparecer de nuevo la carga viral” explica la investigadora.

El grupo de investigadores del ensayo clinico IrsiCaixa
El grupo de investigadores del ensayo clínico IrsiCaixa IRSICAIXA

El estudio no ha concluido aún: “Ahora tenemos que conseguir entender cómo podemos aumentar la eficacia de esta estrategia para que sea efectiva en todos los pacientes; ya sea con vacunas mejores, con ciclos repetidos de dosis inferiores de fármacos reactivadores o con otros productos que están en desarrollo. Hay muchas preguntas aún por contestar”, dice Moltó, que se muestra esperanzador en relación a poder crear una vacuna terapéutica del sida.

Los resultados se han presentado en una Conferencia sobre Retrovirus y Infecciones Oportunistas en Seattle (Estados Unidos). El ensayo clínico lo ha coordinado el Instituto de Investigación IrsiCaixa y la han llevado a cabo los hospitales de Can Ruti y el Clínic, en el marco del Hivacat, el programa catalán para desarrollar una vacuna terapéutica contra el sida.