Ciudad de México
Durante 2015 ciberdelincuentes robaron 178 millones de archivos de distintas empresas, por lo que es es urgente que México tenga una estrategia nacional de ciberseguridad que permita ofrecer protección a empresas y ciudadanos, advirtió la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, Telecomunicacione y Tecnologías de la Información (Canieti).
Ante esta necesidad, la Canieti anunció que convocará a un foro nacional sobre ciberseguridad, cuyo principal objetivo será tener un diagnóstico claro de la situación actual en México, definir los retos que se tienen hoy y en el futuro, para con ello generar las líneas estratégicas sobre las cuales se sustente una estrategia integral de ciberseguridad para los usuarios mexicanos.
 El organismo que aglutina a la mayoría de operadores de telecomunicaciones del país, destacó que en la actualidad 64 millones de mexicanos son usuarios de servicios de internet, pero para el año 2020 serán alrededor de 84 millones lo que significa un crecimiento de 31 por ciento que conlleva mayor tráfico de datos, incremento en las operaciones en línea y también más riesgos y retos para la seguridad de empresas y particulares.
Detalló que estudios de diversas empresas especializadas han mostrado que el 89 por ciento de los ciberataques tienen por objeto causar daño financiero o sustraer información para espionaje.
 Durante 2015 “las campañas de spear-phishing orientadas a empleados de instituciones se incrementaron 55 por ciento, con la intención de robar datos personales y archivos de las empresas”.
 Ante el creciente número de usuarios de Internet, y constantes ciberataques la Canieti impulsará a iniciativa para estructurar una estrategia nacional integral de ciberseguridad que cumpla con la función de “ofrecer protección y certidumbre en sus operaciones a los tres órdenes de gobierno, empresas y sobre todo a los usuarios mexicanos de Internet”.
 Precisó que la ciberseguridad ya es una estrategia nacional en muchos países, sobre todo en lo que hay mayor cobertura de telecomunicaciones y acceso a internet. Entre los modelos más exitosos está el aplicado en Australia donde se estableció una alianza entre gobierno e industria para implementar centros de ciberseguridad, fortalecer la cooperación y confianza entre las entidades, desarrollar mecanismos que permitan compartir i