A partir de 1990, el gasto en prisiones aumentó más rápido que el destinado a escuelas K-12. La diferencia es del 217 por ciento, aunque la ‘mano dura’ contra  la criminalidad no ha rendido buenos frutos, porque la tasa delincuencial sigue en ascenso . Dice un funcionario de la Casa Blanca que esto indica que continuarán su curso la pobreza y el encarcelamiento.

Un nuevo análisis de los presupuestos de los gobiernos estatales y locales por el Departamento de Educación del país, informa esto:

Los gastos en escuelas K-12 aumentaron 107 por ciento de 1990 a 2013, de 258 mil millones de dólares a 534 mil millones.

Durante el mismo período, la erogación en actividades de correccionales por los mismos organismos aumentó un 324 por ciento, de 17 mil millones de dólares a  71 mil millones.

Cuatro estados reportaron incrementos en el gasto de al menos 500 por ciento en las cárceles y prisiones durante el período de estudio: Wyoming,  712 por ciento, Nuevo México, 704 por ciento y Idaho, 701 por ciento. Texas tuvo el mayor incremento porcentual: 850 por ciento.

Sólo tres estados reportaron incrementos en el gasto de al menos 200 por ciento en las escuelas: New Hampshire, 202 por ciento, Georgia, 224 por ciento y Nevada,326 por ciento.

El informe se produce mientras el gobierno de Obama sigue presionando en el Congreso una reforma del sistema de justicia penal de la nación.

“Las trampas de las “tuberías de la escuela a la prisión” – “the school to prision pipeline”- hace que en lugar de que niñas y niños que deberían estar aprendiendo en un ambiente de apoyo y en su lugar, son enviados a sitios de detención de menores”, dijo Valerie Jarrett, principal asesor de la Casa Blanca.

Agregó:

“Y debido a que hay menos recursos para las escuelas, capacitación para el trabajo o el desarrollo económico, los ciclos de pobreza y el encarcelamiento seguirá su curso”.

21971132-acceso-a-la-educaci-n-y-inaccessiblity-aprender-en-una-buena-escuela-debido-a-la-falta-de-financiaci

2.3 MILLONES DE PRESOS EN EU

Según el censo 2015, la población de los Estados Unidos estaba cerca de 321 millones de personas y significa el 4,5 por ciento de los siete mil cien millones de personas en la Tierra. Sin embargo, tenía una población penal de casi 2,3 millones, aproximadamente el 22 por ciento de la población encarcelada del mundo, según  el Centro Internacional de Estudios Penitenciarios

Esto, además, acredita el fracaso de la ‘mano dura’ aprobada en los años 1980 y 1990 como un elemento de disuasión a la delincuencia. Gran parte del crecimiento de la población reclusa ha tenido lugar en las últimas dos décadas.

La investigación ha establecido claramente un fuerte vínculo entre los pobres resultados educativos y la cárcel. Un estudio de 2009 de la Oficina de Estadísticas de Justicia encontró que cerca de dos tercios de todos los presos del estado en EU no terminaron la secundaria.

Un estudio de 2001 de la Oficina Nacional de Investigación Económica estima que un aumento del 10 por ciento en las tasas de graduación de la escuela secundaria puede resultar en un 9 por ciento disminución en las tasas de detención de criminales.

Otros aspectos destacados del informe:

  • Todos los estados tuvieron tasas de crecimiento de gasto más bajos para la educación K-12 que para las correcciones, y en la mayoría de los estados, la tasa de aumento de correcciones fue de más de 100 puntos porcentuales más alta que la tasa para la educación.
  • Durante el período de estudio, Massachusetts tuvo el incremento más bajo en el gasto global correccional a 149 por ciento; mientras que el estado casi duplicó su tasa de gasto en la escuela al 86 por ciento.
  • Cuando los gastos se ajustaron por cambios en la población, el aumento de los correccionales estatales y locales y los gastos K-12 gastos en educación eran más pequeñas. Sin embargo, incluso teniendo en cuenta los cambios en la población, el crecimiento de los gastos de corrección K-12 superó el crecimiento del gasto en todos menos en dos estados.
  • En 24 estados, la tasa de crecimiento en el gasto per cápita de correccionales fue de más de 100 puntos porcentuales superior a la tasa de gasto en educación por alumno K-12.