En carta a los titulares de Seguridad Nacional y de la Defensa, dijo que no serán detenidas personas que escapan de la violencia y buscan una vida mejor.

________________________________________________________________________________

La Guardia Nacional en California no será usada para hacer cumplir las directivas de inmigración del presidente Trump. Sólo va a ser empleada para combatir a los criminales internacionales que cruzan la frontera por México, aseguró el gobernador Jerry Brown.

“Esta no será una misión para construir un nuevo muro. No será una misión reunir a mujeres y niños o detener a personas que escapan de la violencia y buscan una vida mejor “, escribió Brown en una carta a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y al secretario de Defensa, James N. Mattis.

Fue enfático:

“La Guardia Nacional de California no aplicará las leyes federales de inmigración”.

La decisión se produce una semana después de que la administración Trump pidiera a los gobernadores de los estados fronterizos que proporcionen tropas de la Guardia para ayudar con los deberes de los agentes de la Patrulla Fronteriza.

El sábado pasado, Mattis firmó una orden para enviar hasta 4.000 soldados de la Guardia a la frontera, pero les prohibió interactuar con los inmigrantes detenidos por la Patrulla Fronteriza en la mayoría de las circunstancias. Más tarde, el presidente escribió en Twitter que “estamos sellando nuestra frontera sur”.

Pero Brown sugirió un papel muy limitado para los 400 soldados adicionales de California, escribiendo a Nielsen y Mattis que las operaciones de apoyo se centrarían en “atacar a bandas criminales transnacionales, traficantes de personas y contrabandistas de armas de fuego y drogas ilegales a lo largo de la frontera, la costa y en todo el estado ”

Un portavoz de Brown dijo que la ubicación y asignación de las tropas “sería dictada por las necesidades sobre el terreno”.

Y el gobernador insistió en su carta que los pronunciamientos públicos de Trump sobre las amenazas fronterizas estaban equivocados, señalando las estadísticas que muestran que el número de inmigrantes detenidos en California está en su punto más bajo en casi 50 años.

“Aquí están los hechos: no hay una oleada masiva de inmigrantes que fluyan hacia California”, escribió.

GUARDIA NACIONAL, SOLO PARA AMENAZAS REALES; KEVIN DE LEON

Kevin de León, presidente emérito del Senado californiano, aseguró que el gobernador Brown no usará a la Guardia Nacional “para acosar o separar inhumanamente a nuestras familias de inmigrantes en California”.

“La seguridad en la frontera de California con México se ha fortalecido a niveles sin precedente en la última década, lo cual ha resultado en históricamente bajos niveles de cruces fronterizos no autorizados. Debido a ese hecho, no creo que sea prudente desplegar a la Guardia Nacional para militarizar la frontera”, indicó.

Dijo que sería mejor enviar a la Guardia Nacional a Puerto Rico para ayudar a reparar los fallidos esfuerzos de recuperación ahí, o para reducir el flujo de armas de asalto de alto poder de California hacia México y combatir operaciones del cártel de  narcotráfico Ruso en California, incluyendo el tráfico de drogas a través delos puertos y el cultivo ilegal de la marihuana.

“ Agradezco que el gobernador Brown haya diseñado una clara y limitada misión de la Guardia Nacional centrada en las amenazas reales de seguridad pública y no en amenazas fantasmas representadas por mujeres y niños que huyen de la violencia.

Según este acuerdo, agregó, la Guardia Nacional no será utilizada para ayudar a ICE a hacer cumplir las leyes de inmigración, sino que se enfocará principalmente en ayudar a las autoridades locales del orden a mejorar la seguridad pública en las comunidades.