Foto

Feligreses católicos de distintos municipios de Chiapas realizan la Peregrinación de las 15 Iglesias en Tuxtla Gutiérrez. Foto Cuartoscuro
San Cristóbal de Las Casas, Chis.

Miles de católicos de al menos 20 parroquias de la diócesis de San Cristóbal realizaron una peregrinación –la tercera en menos de un mes– en Tuxtla Gutiérrez para expresar su apoyo al magisterio que desde el 15 de mayo está en paro de labores para exigir la abrogación de la reforma educativa y para demandar al secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, que mantenga la mesa de diálogo con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Con imágenes religiosas, pancartas, consignas de apoyo al magisterio y vivas a la Virgen de Guadalupe y a la diócesis de San Cristóbal, los peregrinos partieron después de las 10 horas del oriente de la capital del estado y luego de caminar varios kilómetros llegaron al centro, donde profesores de las secciones 7 y 40 del SNTE mantienen un plantón.

Magisterio, aguanta, la Iglesia se levanta y el magisterio, luchando, también está enseñando, corearon los católicos, encabezados por alrededor de 20 sacerdotes.

El párroco de Simojovel, Marcelo Pérez Pérez, quien calculó que participaron entre 20 mil y 25 mil personas, dijo que los católicos, a quienes se sumaron 19 religiosos franciscanos de la arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, y varios más de Tapachula, fueron recibidos con aplausos por cientos de maestros que les hicieron una valla en un tramo de la avenida Central y agradecieron su solidaridad al movimiento.

Manifestó que los peregrinos no sólo piden la derogación de la reforma educativa, sino de todas las demás porque sólo benefician a los grandes empresarios.

Foto

El cruce fronterizo de Talismán, el cual está cerrado del lado de Guatemala, pues se unieron los maestros de ese país en apoyo de los de México. Foto La Jornada

El párroco de Las Margaritas, Jesús Landín, afirmó que urge el diálogoentre el gobierno federal y la CNTE porque es el único camino para concretar la justicia e instaurar la paz.

Añadió que los derechos no pueden ser una mercancía que se pretenda arrebatar, no se puede acabar con los pocos márgenes de la democracia y no se puede acallar con la violencia al que manifiesta su inconformidad y exige sus derechos.

La agrupación denominada Pueblo Creyente de Simojovel, advirtió queasí como están las cosas se pronostica más represión y desalojos por policías federales y estatales.

Mientras, en la Ciudad de México la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (CEPS) expresó su dolor y preocupación por la situación que se experimenta en Oaxaca y precisaron que lo que debe prevalecer es el diálogo.

José Leopoldo González González, obispo de Nogales, y Carlos Garfias Merlos, arzobispo de Acapulco, expusieron que el aumento en los niveles de violencia y la confrontación social no son un problema aislado, sino el resultado de años de carencias y frustraciones sociales que han padecido nuestros pueblos.

Apuntaron que los agentes de pastoral social expresan susolidaridad, cercanía y apoyo con el pueblo de Oaxaca y sus pastores, especialmente con las víctimas de la violencia.

(Con información de Carolina Gómez Mena)

POSIBLE SE REINICIE EL DIALOGO EL LUNES VENIDERO