Trabajos y casamientos forzados, principalmente en África y Asia. Vínculo entre migraciones y tratas de personas.

__________________________________________________________________________________________________________________________________

París.

La reciente revelación de ventas de migrantes africanos en Trípoli no es un caso aislado: más de 40 millones de personas en el mundo, una cuarta parte de los cuales son menores de edad, viven en esclavitud, según un estudio divulgado en 2016.

La noción actual de esclavitud incluye el trabajo forzoso, que concierne a 25 millones de personas, y el matrimonio forzado, que afecta a algo más de 15 millones de personas. Pero estas cifras están muy por debajo de la realidad, advierten la Organización Mundial del Trabajo (OIT), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el grupo de defensa de derechos humanos Walk free Foundation, que realizaron conjuntamente el estudio.

Trabajo forzado

Unos 25 millones de personas son trabajadores forzosos, en su mayoría en casas particulares (un cuarto de ellos) pero también en fábricas, en la construcción, en el campo. El estudio cita el ejemplo de 600 pescadores retenidos en barcos en aguas indonesias desde hace varios años.

Más de la mitad de estos esclavos están obligados a quedarse por culpa de sus deudas. Pero también hay casos de personas ligadas a sus verdugos porque son drogadictos, están mal pagados, son maltratados físicamente o simplemente porque están demasiado lejos de sus casas para volver.

Entre estos trabajadores, unos 5 millones de personas están obligados a prostituirse y algo más de 4 millones son víctimas de trabajos impuestos en sus países (trabajo obligatorio en la cárcel, abuso de reclutamiento…)

Mujeres y niñas

Mujeres y niñas representan el 71 por ciento de los esclavos, cerca de 29 millones de personas. Una víctima de la esclavitud de cada cuatro es un niño, es decir, unos 10 millones de individuos.

Unos 15.4 millones de personas están casadas sin su consentimiento, más de un tercio de ellas tienen menos de 18 años y son prácticamente casi todas mujeres. Esta forma de esclavitud es común en África y Asia.

Además, las mujeres representan 99 por ciento de las víctimas de trabajo forzado en la prostitución.

Asia

Un 62 por ciento de los casos de “esclavitud moderna” fueron registrados en Asia y en el Pacífico. Esta región es la primera, en número de víctimas, ya sea por explotación sexual (73 por ciento) como por casamientos forzados (55 por ciento).

Pero es en África donde se producen más matrimonios obligados, 4.8 de cada mil personas, es decir, el doble que en el resto del mundo (2.1 por cada mil).

Los migrantes

“Varios estudios han establecido de forma clara vínculos entre migraciones y el tráfico de seres humanos”, sobre todo a lo largo de las rutas migratorias, destaca este informe.

Tres cuartas partes de los migrantes interrogados por la OIM en 2017 en dirección a Europa desde Libia confiesan que fueron víctimas de abusos asimilables a la trata de personas.

“Los clandestinos, susceptibles de ser víctimas de agresiones, extorsiones, abusos sexuales, pueden decidir, al principio de su periplo, de ponerse voluntariamente en manos de los traficantes”, señala el estudio de la OIT.