CIUDAD DE MEXICO

Burlas y desaires son la sopa del día de los indignados mexicanos. La claque mexiquita no reserva las ostentaciones y los gazapos para ámbitos especiales. Roban, derrochan y exhiben en despoblado. Una de las más recientes de Peña Nieto es realmente insufrible, no puede pasarse por alto. Además de anticlimática, es sangrienta.

Sucedió en diciembre. En una reunión con privilegiados líderes del llamado sector obrero y con los encargados de asestar las puñaladas a la canasta básica y al bolsillo de todos los demás, que somos nosotros, el pueblo, el llamado mandatario, el pomposo Jefe de las instituciones nacionales, del Ejército, del gobierno y del Estado, soltó la lengua para expectorar una agresión incalificable:

Dijo que el aumento de ocho pesos al salario mínimo es una bendición, pues se complementa con el 40% que ha bajado el costo de la vida. Un monumento a la ignorancia, a la sevicia y al desprecio. Un asalto a la desinformación. Una truculencia sin nombre, de la larga cadena de estulticias de la casa.

 

La burla de Oceanografía, un ejemplo

 

Muy parecida a otras, como aquella de julio del 2014, cuando a escasos meses de tomar posesión y a sesenta días de la masacre de Ayotzinapa, la PGR divulgó en boletines oficiales que andaba buscando por cielo, mar y tierra a los prófugos de Oceanografía, siendo que los badulaques se paseaban del brazo de la familia presidencial.

Como se supo oportunamente, el enjuague para quedarse con la jugosa Oceanografía, sólo fue un paripé montado por el “cansado” Jesús Murillo Karam, para obsequiar los deseos del entonces presidenciable Lozoya Austin de arrebatar la empresa para hacerla de su peculio y del de sus socios en aquella temporada de la telenovela: Videgaray y Peña Nieto.

Cuando se apersonaron los enviados de Pemex a chantajear a los dueños de Oceanografía, socios de Marta Sahagún y de los Mouriño encumbrados en el calderonato, éstos reviraron con palancas. Su total negativa al atraco palaciego dio pauta a un escándalo internacional, donde la intervención del Citibank de Nueva York, dio la puntilla, acusando…

… a los propietarios de factoraje mercantil, de enjuagues financieros, de engaños presupuestales y de una cadena de ilícitos que puso en la picota a sus dueños, los Yáñez, y a Oceanografía. La proverbial incapacidad de la PGR y su inutilidad para armar cualquier expediente de averiguaciones previas dio al traste con los afanes de Lozoya y su pandilla acreditada.

Al mismo tiempo que sucedía esta sarracina ridícula, aparecía una fotografíaen los blogs socialités, en los feisbucs juatsaps y en los tuits de la Primera Dama, la insustituible Gaviota, que la mostraba despampanante y alivianada en el concierto de despedida de Alejandro Fernández, en Madrid, acompañada por uno de los más buscados: Francisco Javier Rodríguez Borgio, socio de Oceanografía y propietario del Grupo Gasolinero Mexicano…

… acusado también de huachicolero, de comprar y vender combustible robado en ductos de Pemex, de lavar dinero en los equipos Gallos Blancos y Delfines, así como en las apuestas, bingos y entrambuliques del lupanar conocido como Big Bola. Nunca se enteró la PGR de ese testimonio invaluable para su supuesta indagatoria penal.

 

Dinero mal habido restregado en nuestra cara

 

‎Burlas y desaires. Convocatorias a juicio público, risotadas de carnes de cañón y de patíbulo que no se atreven a decir su nombre, sólo a derrochar lo mal habido y restregarlo en la cara de los millones de menesterosos mexicanos, pasto de la burla del análisis internacional que se cierne sobre sus infames personitas.

Ni cómo ayudarlos. Acá en el rancho grande han sido monstruosos los esfuerzos bien pagados de los medios de comunicación al servicio del poder para bajarle el agua a los camotes, bajarle el gas a los denuestos, ocultar y limpiar los rastros, buscando que no quede huella.

Malas nuevas: es absolutamente imposible acallar las inconformidades, porque tienen un peso específico que afortunadamente ha rebasado desde hace mucho tiempo la credibilidad de los pasquines huehuenches y del estercolero de los programas noticiosos televisados por el monopolio que empoderó a La Gaviota y a su infame parejita. Han rebasado todos los estándares de la tolerancia social y del aguante de la necesidad.

 

La burla del salario mínimo año con año

 

El gato modorro, Agustín Carstens, quien tiene años de vivir como sultán de nuestros impuestos, con ingresos que jamás soñó tener, se despidió del pueblo de México anunciando próximas décadas de miseria, productos internos brutos de carcajada e inflaciones y devaluaciones de espanto, con las mismas cifras que el Banco de México a sus órdenes escabulló durante años de una manera impune y descarada.

Banxico, en efecto, es una institución de esas que no sirven para nada, excepto para jubilar con más de 200 mil pesos mensuales a los tecnócratas mayores de 50 años que así lo deseen, en pago a sus servicios a la patria, a las cifras maquilladas y cuchareadas que ya nadie cree y menos acepta.

Reducido por el salinismo a una oficina que “se encarga de controlar y medir la inflación” –aunque ya le quitaron la medición–, dista mucho de ser la promotora del empleo, la que defina los créditos a bajos intereses para aumentar la productividad, la que marque las líneas fundamentales para el desarrollo, como sucede en todos los países que tienen bancos centrales.

Como sucede en Basilea, donde está el Banco de bancos al servicio de los financieros internacionales, los mismos patrones que lo mandaron a hacerse cargo del Banco central del rancho grande, una real vergüenza internacional. Después de educarlo cómo gato en los corredores del imperio neoyorquino, lo mandaron para acá.

 

La burla de las devaluaciones a modo

 

Con agenda marcada desde Nueva York, el gato modorro Carstens siempre se opuso a que subieran los salarios mínimos, con el cuento de que la medida reportaría una inflación de sálvese quien pueda. Al final resultó que los que han desatado el encarecimiento y el alza de los precios son los mismos que piden austeridad en los ingresos populares.

Y no sólo eso: Carstens ha sido señalado como el principal operador de las comisiones que le reportan al grupo de Videgaray, Peña Nieto y Meade, los financieros galácticos, las ventas a raudales de dólares que se realizan cada vez que las depreciaciones del peso lo acon$ejan. Un asalto a las reservas federales por estos bandoleros de cuello blanco… y sucio.

 

La burla de los lingotes de oro birlados

 

‎Aún hay más: Carstens fue inodado en el caso de aquella sustracción de barras y lingotes de oro, las últimas que quedaban en las saqueadas bóvedas del Banco de México, por un monto cercano a los diez mil millones, que entre él y Videgaray escondieron en los paraísos fiscales de Andorra, el Caribe y Luxemburgo, dizque para hacer el cochinito de la que creían iba a ser la campaña presidencial de Videgaray, uno de los hígados más pesados del ambiente.

Como fueron descubiertos oportunamente en casi todos los sitios de redes sociales, se apresuraron a decir que la sustracción indebida de los lingotes de oro se debía a medidas de saneamiento monetario, porque, usted sabe, ejem, ejem, podían ser inflacionarias, podían atentar contra el poder adquisitivo del populacho.

 

La burla mayor: Meade, candidato del PRI-ITAM

 

La burla descarada de Videgaray, destapando a Meade ante el círculo diplomático como el único mexicano al igual que Elías Calles que ha ocupado cuatro secretarías de Estado, gracias a su integridad y patriotismo, ¡faltaba más!

Los inflados finalmente han sido los abdómenes del gato modorro y los escándalos de divorcio largamente anunciados por la aberrante parejita presidencial. Una pareja tan reventada como la complicidad de Televisa con los mexiquitas que decantó en su quiebra económica…

… y el descrédito informativo de la tradicional empresa de enajenación mexicana. Se han ido para jamás volver. Bueno, al menos eso es lo que esperamos todos. ¡Ya basta!

¿No cree usted?

 

 

Índice Flamígero: En un artículo publicado ayer en el diario Reforma, el ex dirigente panista Germán Martínez Cázares reveló que AMLO lo invitó a formar parte de su equipo, en caso de ganar las elecciones: “Andrés Manuel López Obrador me invitó a ser candidato a Fiscal General de la República. Le agradezco públicamente y lo tomo como un honor”. Agregó: “El gesto político, más que legal, de López Obrador de buscarme (perdón por la referencia personal; no es alarde, ni soy ejemplo para nadie), tiene algo hondo por resaltar: es un esfuerzo cívico de entendimiento, y quien sea el próximo Presidente necesitará reconciliar al país”. + + + Feliz y satisfecha están la comunidad universitaria que encabeza el rector Adolfo Pontigo Loyola, luego de que la Universidad Autónoma del Estado Hidalgo (UAEH) obtuviera un amparo del Poder Judicial de la Federación con el que se evitó que se vulneren los estatutos internos de la institución, cual pretendía la Legislatura hidalguense. De acuerdo con el Poder Judicial de la Federación, las autoridades estatales deberán “abstenerse a intervenir en la vida interna de la institución”, con el pretexto de incluirla a los sistemas nacional y estatal anticorrupción. El documento oficial establece que “no podrá vincularse a la Universidad a modificar sus estatutos, con la finalidad de incluir un órgano de control interno implementado por voluntad parlamentaria, por esto ser atentatorio contra sus facultades de autogobierno y autorregulación”. Respeto a la autonomía universitaria, pues. + + + Pues no fueron los rusos, sino los ingleses y holandeses los que vinieron ayer por nuestro petróleo: Royal Dutch Shell ganó nueve de los 29 bloques de petróleo y gas en aguas profundas del Golfo de México ofertados, emergiendo como el claro triunfador en la mayor subasta de México desde que su sector energético fue abierto a firmas petroleras extranjeras hace algunos años. Shell se concentró en bloques en las cuencas Perdido y Salina, anticipados como los más apetecidos. El Cinturón Plegado Perdido (CPP) está cerca de áreas del lado estadounidense del Golfo de México donde ya operan empresas petroleras. La petrolera anglo-holandesa ganó cuatro bloques en solitario, cuatro más en un consorcio con Qatar Petroleum y otro en un consorcio con la petrolera estatal mexicana Pemex. + + + Escribe el doctor en química Albert Antebi: ” Sabiendo lo que es la Petroquímica y conociendo el sector petrolero no puedo más que consierar el comentario/análisis de Don Rubén Mújica Vélez como erróneo ya que la oportunidad para rescatar ambos sectores se perdió en el sexenio de Zedillo; el tema es demasiado complejo como para resolverlo con frases lapidarias.”

 

 

www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.com / @pacorodriguez