El Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés) afirmó que en las negociaciones contractuales con el distrito escolar trata temas relacionados con el futuro de la educación pública.

Advirtió, además, que irán en aumento las protestas en la medida que siga habiendo falta de voluntad política de la autoridad para mejorar la enseñanza, las condiciones de las escuelas y el trato salarial que merecen los mentores.

Por lo pronto, para el próximo jueves harán manifestaciones en los casi mil planteles angelinos , que ocurrirán antes de que inicien las clases, a las 7: 30 de la mañana.  Habrá “piquetes y reparto de folletos bajo el estandarte #ArmMeWith.

Sus demandas son: que el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD) arme las escuelas no con armas, sino con consejeros, enfermeras, pisicólogos y bibliotecarios.

También exigen pago justo, pruebas menos estandarizadas, disminucion de alumnos en salones de clase,  apoyo para educación especial, entre otras demandas.

De igual manera, la organización magisterial apoyará las acciones lideradas por estudiantes que tendrán lugar en decenas de ciudades del país al día siguiente con el propósito de reiterar su petición de que haya control de armas y más recursos de salud mental.

“Juntos, construiremos el poder en la mesa de contratos y conectaremos con las conversaciones nacionales que están sucediendo ahora en torno a escuelas seguras y saludables y un sistema de educación pública totalmente financiado”, precisó UTLA.

Advirtió que si LAUSD no responde adecuadamente a lo que demandan los mentores, realizarán un seguimiento con acciones en aumento, incluido un gran mitin de Grand Park el 24 de mayo.

El sindicato de maestros precisa que forma parte del  movimiento nacional para abordar una ya dilatada crisis de fondos económicos para la educación pública.

Al igual que Oklahoma, Kentucky y Virginia Occidental, agregó,  LAUSD enfrenta un punto de inflexión: décadas de financiamiento insuficiente han dejado a California en el lugar 46 de los 50 estados del país en cuanto a fondo por alumno: sólo es ligeramente superior a los 10 mil dólares.

En ese sentido, Juan Ramírez, vicepresidente de la institución magisterial afirmó que esta situación es vergonzosa ya que California es la sexta economía mundial. O sea, recursos económicos, los hay. Lo que falta es que sea destinado al ramo educativo, indicó.

Debido a ello, esa organización también enfoca su campaña denominada Por las escuelas que merecen los estudiantes de Los Angeles en los legisladores a fin de que creen las iniciativas tendientes al fortalecimiento financiero del ramo educativo.

El dirigente afirma que es inconcebible que en California haya más dinero para un preso que para un estudiante. A cada reo se destinan 75 mil dólares al año.

UTLA considera que lo que ocurre en los sitios de protesta magisterial deben ser cabalmente  interpretados por los miembros de la Junta Educativa, dominada por impulsores de las chárter.

El sindicato magisterial y el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD) se encuentran negociando el contrato laboral. Hasta el momento, la respuesta que han dado a las peticiones de maestros no los convencen y esperan que manifiesten voluntad política para responder cabalmente a los 24 demandas  o de lo contrario “vamos a estar listos para tomar una acción. Lo que se necesite””, dijo Ramírez. No descarta, incluso, un paro al inicio del próximo año.

DINERO MAL EMPLEADO

UTLA argumentó que la carencia de recursos cada vez es más aguda, mientras que  más de $ 550 millones al año son desviados de los planteles oficiales  para financiar la  industria de las chárter no regulada, que ha crecido más de 287% desde 2008.

Y expone:

“¿Cambiarán las prioridades fuera de lugar a nivel local y estatal a tiempo para salvar a nuestro distrito escolar? Las demandas contractuales de UTLA apuntan a hacer justamente eso”.

UTLA precisa que aunque LAUSD cuenta con reservas de $ 1.7 mil millones, dice que no tiene el dinero para mejorar las escuelas para incluir clases de menor tamaño, para hacer que las chárter rindas cuentas y tengan transparencia  y para una reinversión  en seguridad escolar, personal vital y programas educativos.

Agregó que desde el 2008, el costo de la vida en Los Ángeles ha aumentado un 27%, sin embargo, el distrito escolar sólo ofrece salarios estancados y cobertura médica.

El sindicato de maestros indica que sus  33,000 miembros han trabajando sin contrato por un año. Exigimos que nuestro empleador negocie sobre estos asuntos clave. El futuro de la educación pública en Los Ángeles depende de eso.”, destacó