La Habana.
Justo antes del mediodía afuera de la finca de Ernest Hemingway en La Habana, un chirrido metálico opaca los trinos de aves tropicales y el sonido de una banda de música que entretiene a varios turistas.