En el funeral de los agentes levantados por un comando el pasado viernes, se registran protestas contra la falta de acción de las autoridades por la corrupción en las filas de Seguridad Pública del municipio.

______________________________________________________________________________________________________________________________

Salamanca, Gto. 

Familiares de los tres policías que fueron secuestrados, torturados y asesinados en Salamanca, exigieron justicia al alcalde Antonio Arredondo Muñoz y le recriminaron por permitir que  los policías municipales acusados de corrupción y de estar coludidos con la delincuencia, continúen trabajando en la corporación.

“Ya saben quienes son, corruptos, policías corruptos”, gritaban los familiares al alcalde seguido de “justicia, queremos justicia… ¿cuántos más, Toño?, ¿cuántos policías muertos más?… ¡Justicia, Toño! Nunca das la cara, súbeles el sueldo por pinches 3 mil pesos arriesgan su vida. Ante mano saben quienes son y todavía los tienen a cargo”.

Mientras la viuda de uno de los policías caídos daba entrevista, donde exigía justicia y que no quedara en palabras la promesa del alcalde, una empleada del municipio se llevó a la viuda para evitar que fuera cuestionada. Lo mismo ocurrió con otros parientes de la víctimas.

En tanto, el alcalde aseguró que “no se quedara así”, y que habrá justicia.

En la rueda de prensa donde manifestó su postura ante los hechos, el alcalde Antonio Arredondo aseguró que la corporación de seguridad es confiable, aún con las acusaciones hechas, pero que ya se inició una investigación por tales denuncias.

“Llegaremos hasta Las últimas consecuencias. En Salamanca hemos venido trabajando con los tres niveles de gobierno y a partir de ayer reforzamos la operatividad con un importante estado de fuerza, motivo por el cual le digo a la ciudadanía que pueden estar tranquilos. Salamanca hoy está fuerte y está de pie.

La policía municipal el mando esta en funciones y trabajando, se tiene el control del estado de fuerza y como ya lo dije en estrecha coordinación para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

En relación al material que desafortunadamente esta circulando les informo que también existe una investigación abierta por parte de la Procuraduría de Justicia del Estado y en función de los resultados de la misma estaremos tomando las decisiones adecuadas. Tengan confianza en que estamos tomando las mejores decisiones a favor de la ciudadanía salmantina”, aseguró.

En cuando a la ausencia de policías municipales que este día habrían incrementado más de 35, y que más del 50 por ciento de los policías o cuenten con armas de cargo, el alcalde aseveró qué seguirán trabajando.

Finalmente Arredondo Muñoz señaló, “me uno a la postura del gobernador, urge abatir la impunidad y cambiar el marco legal para castigar de manera contundente los delitos eternos lesionan a todos de manera especial los delitos del fuero federal”.

Miedo y desesperación

El miedo y la desesperación invadió a los efectivos de la corporación de seguridad pública de Salamanca, cuando trascendió la ausencia de más de 25 agentes desde el día de ayer.

Mientras relatan, piden discreción de sus nombres y piden no tomar fotografías ni audio por el temor a ser descubiertos, pero advierten el miedo con el que salieron a trabajar porque no hay una estrategia de seguridad para prevenir los delitos, ni saben actuar después de hechos como el asesinato de sus compañeros.

Argumentan que las autoridades a cargo del alcalde Antonio Arredondo Muñoz no les han dado la cara para dialogar con ellos.

Además denuncian que más de 50 por ciento de los policías no cuentan con arma de cargo. Hay desánimo por los ataques a sus compañeros, exigen justicia y que las Autoridades atiendan su clamor.

Hoy la ausencia de policías se incrementaron a alrededor de 15 según indican los mismos compañeros.

Los policías caídos

Los agentes caídos en el cumplimento de su deber luego del homenaje póstumo regresarán con sus familias a los lugares de origen.

Juan Manuel Vergara Rojas de 45 años de edad, originario del municipio de Valle de Santiago, ingresó a la corporación el mes de octubre del 2016.

Martín Alberto García Ortega de 44 años de edad, también ingresó el mes de octubre del 2011, este originario de Salamanca.

El tercer policía asesinado ingresó el mes de febrero del 2017, Luis Ángel Reséndiz Muñoz de 31 años de edad, oriundo del municipio de Villagran.