Presenta programa de la temporada 2018-2019 de la filarmónica de la urbe de hierro. Celebrará la música de conciencia . Incluye cinco estrenos mundiales con claro enfoque en el activismo; uno es Fire in My Mouth, de Julia Wolfe. Destacan Heroica, de Beethoven, y Sinfonía de Cámara, de Shostakovich.

____________________________________________________________________________________________________________________________________

Nueva York.

La Orquesta Filarmónica de Nueva York presentó la noche del martes su temporada 2018-2019, con la dirección artística del holandés Jaap van Zweden, que honrará a los inmigrantes y celebrará la música de la conciencia.

La nueva temporada contará con cinco estrenos mundiales y tendrá un claro enfoque en el activismo y la contribución de los inmigrantes a la ciudad de Nueva York.

En momentos en que el lema Estados Unidos primero es repetido por Donald Trump, este programa artístico aparece como un desaire a la política del presidente estadunidense.

Todos sabemos que Nueva York es una ciudad de inmigrantes y ese es nuestro orgullo y fortaleza, dijo Deborah Borda, presidenta de la institución.

La orquesta ofrecerá entradas a cinco dólares

El director Van Zweden coincide. Llegué a conocer la ciudad en la calle, de donde vengo, diría. Y fue genial, afirmó el holandés, quien estudió en Manhattan, recordando sus partidos de futbol en el Parque Central con mexicanos y puertorriqueños.

Entre las obras que evocarán la inmigración está Fire in My Mouth, de la compositora Julia Wolfe, un estreno mundial que narra el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist en 1911. Las llamas causaron la muerte de 146 trabajadores, en su mayoría mujeres migrantes, convirtiéndose en el siniestro más mortífero de la historia de la ciudad.

En la serie Música de conciencia se interpretarán varias obras que simbolizan luchas sociales o políticas, como Heroica, de Beethoven; Sinfonía de Cámara, de Dimitri Shostakovich, y Sinfonía No. 1, de John Corigliano.

Otra novedad para la temporada 2018-2019 es que la orquesta neoyorquina ofrecerá conciertos a cinco dólares.

La finalidad es atraer a personas que normalmente no vendrían a la filarmónica, en parte porque nunca han sido invitadas, explicó Borda.