Las llamas ya han arrasado una superficie de 932 kilómetros cuadrados y destruido casi 800 edificios entre Los Ángeles y Santa Barbara. Pese a una masiva operación de extinción, solo el 15 por ciento del fuego ha sido controlado hasta el momento, según informaron las autoridades californianas este lunes.

Las labores de extinción se complican por fuertes vientos y el difícil acceso a algunas áreas cubiertas de una espesa vegetación seca. Los bomberos intentan proteger las localidades costeras de Montecito y Carpinteria, donde miles de personas se vieron obligadas a abandonar sus casas el fin de semana.

El tiempo seco se mantiene y tampoco para los próximos días se prevén lluvias. El servicio meteorológico de la zona metropolitana de Los Ángeles habló de uno de los días más secos de un mes de diciembre en la región.

Según un estudio publicado este lunes por las autoridades forestales, el número de árboles afectados por varios años de sequía en California es notablemente mayor de lo que se creía al principio. Desde noviembre del año pasado, de acuerdo con el estudio, han muerto otros 27 millones de árboles, en su mayoría coníferas, por lo que el total de árboles muertos en California ha alcanzado la cifra récord de 129 millones.

Dejan sus viviendas

Vista de una área de lujo en Santa Bárbara, California, acechada por el humo y las cenizas. (Foto Prensa Libre: AFP)
Vista de una área de lujo en Santa Bárbara, California, acechada por el humo y las cenizas. (Foto Prensa Libre: AFP)

Un artículo del diario Nuevo Día describe el ambiente de cenizas, humo y restos de hojas quemadas que invaden varias localidades donde famosos tienen sus viviendas.

El diario cita a las celebridades Oprah Winfrey, Jeff Bridges, Drew Barrymore y Rob Lowe, que tuvieron que utilizar mascarillas y ponerse a salvo ante la inminente llegada del fuego.

“Rezo por las personas de mi área”, expresó en Instagram Lowe. “Espero que todos busquen ponerse a salvo como nosotros, y gracias por sus oraciones. Y buena suerte a los bomberos ¡Los necesitamos!”, agregó, citado por el matutino.

Los comercios y negocios famosos en el área también se ven afectados por la ceniza que cae “como fina nieve”.

Mientras, un gran contingente de bomberos trabaja sin descanso para extinguir las llamas.