CIUDAD DE MEXICO

En diciembre del 2012, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong justo al asumir su encargo federal, declaró que la estrategia central para abatir la inseguridad en el país, no sería como la del sexenio anterior en donde el ex presidente Felipe Calderón se enfocó a la captura de líderes de los cárteles.  No.  El trabajo que su jefe, el presidente Enrique Peña Nieto, le había encomendado, era el de enfocarse a disminuir la violencia en las calles porque la captura de los líderes de organizaciones criminales, sólo había traído hasta entonces que estos grupos se hicieran aún más fuertes y peligrosos para la sociedad mexicana.

La semana anterior, empero, Osorio informó a la opinión pública que el Gobierno de la República durante esta Administración, no ha dejado ir a ningún cártel sin un deterioro en su estructura, al ser detenidos por las autoridades la mayoría de sus líderes.

¿En qué quedamos entonces?  Incluso el presidente Enrique Peña Nieto esta misma semana, refrendo lo dicho por el titular de Gobernación, advirtiendo que con estas acciones se ha disminuido la inseguridad en el país.

Pero si la percepción no miente, y las cifras de delitos hasta en las mismas casas, escuelas y centros de trabajo de los mexicanos, la inseguridad va al alza en el país.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) realizada por el Instituto Nacional de Estadista y Geografía (INEGI), del pasado mes de junio; advierten que el 70% de la población de 18 años y más, considera que vivir en su ciudad es inseguro.

Los lugares en donde se sienten menos inseguros los mexicanos, pero no dejan de manifestarlo, son sus casas, sus escuelas o centros de trabajo; en tanto los sitios en donde se perciben más inseguros son las calles, el transporte, las carreteras y los cajeros automáticos.

Tal vez Peña Nieto al arribar a la Presidencia de México, no sabía aún que la estrategia para combatir o no a los cárteles y sus líderes no es una decisión soberana de nuestros gobernantes, se debe antes que nada a una táctica regional para alejar precisamente la violencia en las calles de nuestros vecinos del norte.

La regla entonces se cumple otra vez: a mayor captura de líderes, más violencia, sangre e inseguridad.

 

Acta Divina… “No hay cártel que no ha sido deteriorado en su estructura, al ser detenidos la mayoría de los líderes en el país, y se ha hecho prácticamente en los últimos tres años”: Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación.

 

Para advertir… Estamos condenados.

 

Espero reencontrarnos en unos días, los que vienen son apenas un breve asueto.

 

actapublica@gmail.com