Juan Villoro gana el Premio Ramón López Velarde y crea polémica

06/17/2016 00:09

La frecuencia con que se premia al célebre escritor mexicano lo hizo candidato en las redes al galardón del “MasterChef”, tanto revuelo que causó la distinción que lleva el nombre de uno de los poetas nacionales a un autor que nunca se ha destacado en la poesía. Consultado por SinEmbargo, Juan Villoro aclara la situación. […]

Juan Villoro en la FILEY. Foto: Secretaría de Cultura.

La frecuencia con que se premia al célebre escritor mexicano lo hizo candidato en las redes al galardón del “MasterChef”, tanto revuelo que causó la distinción que lleva el nombre de uno de los poetas nacionales a un autor que nunca se ha destacado en la poesía. Consultado por SinEmbargo, Juan Villoro aclara la situación.

________________________________________________________________________________________________________________________________

Amar a Juan Villoro, con todo derecho y justicia, es casi un deporte nacional. Se trata sin duda de uno de los máximos baluartes de la literatura mexicana contemporánea, a quien por otro lado le gustan el futbol y el rock, cómo no quererlo.

Nacido en Ciudad de México en 1956, hijo del prestigioso filósofo Luis Villoro (1922-2014), “Juanito”, como es llamado por sus amigos, es autor de una profusa y valorada obra que incluye libros de crónica, ensayo, cuento y novela, editados en Planeta, FCE y Almadía.

Estudió Sociología en la Universidad Autónoma Metropolitana. Condujo el programa de Radio Educación, El lado oscuro de la luna de 1977 a 1981 y fue agregado cultural en la Embajada de México en Berlín Oriental, dentro de la entonces República Democrática Alemana, de 1981 a 1984.

Ha ejercido como director del suplemento La Jornada Semanal, de 1995 a 1998, además de impartir talleres de creación y cursos en instituciones como el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Universidad Nacional Autónoma de México.

Como redactor ha colaborado en las revistas Cambio, Gaceta del Fondo de Cultura Económica, Universidad de México, Crisis, La Orquesta, La Palabra y el Hombre,Nexos, Vuelta, Siempre!, Proceso y Pauta, de la cual fue jefe de redacción, así como en los periódicos y suplementos La Jornada, Uno más uno, Diorama de la Cultura, El Gallo Ilustrado, Sábado, entre otros.

De 1976 a 1977 fue becario del INBA en el área de narrativa y del Sistema Nacional de Creadores Artísticos de 1994 a 1996.

Villoro ha sido también profesor en la Universidad Autónoma de Madrid, en Yale, Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y Princeton.

En 1991 publicó su primera novela El disparo de argón, pero su éxito como novelista llegó en 2004 con El testigo, Premio Herralde.

Durante 20 años escribí sin tener ningún reconocimiento y estuvo bien, dice. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Durante 20 años escribí sin tener ningún reconocimiento y estuvo bien, dice. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Tiene publicados los libros Dios es redondo, Las golosinas secretas, El libro salvaje,La cuchara sabrosa del profesor Zíper, El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica y Tiempo transcurrido (Crónicas imaginarias), entre muchos otros.

A lo largo de su carrera, ha recibido innumerables premios, entre los que se encuentran los recientes Premio de Periodismo Diario Madrid, en su XIV edición y el José Emilio Pacheco, cuyo montó donó a los programas de educación y salud que impulsan las comunidades zapatistas en el estado de Chiapas.

Entre otros reconocimientos que ha recibido destacan los premios Xavier Villaurrutia en 1999, el Herralde de Novela en 2004, el Antonin Artaud de la embajada de Francia, el Iberoamericano de Letras José Donoso en 2012 y el Homenaje Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez por la FIL Guadalajara (2013).

PREMIO RAMÓN LÓPEZ VELARDE

Hoy en las instalaciones del Teatro Hinojosa de Jerez, Juan Villoro recibe el Premio Hispanoamericano de Poesía Ramón López Velarde, que concede el Gobierno de Zacatecas,  por ser uno de los principales promotores de las obras del vate jerezano.

Este premio también se ha otorgado a escritores como la poeta uruguaya Martha Canfield (2015), Guillermo Sheridan (2014), Dolores Castro Varela (2013), Alfonso García Morales, filólogo español (2012) y Vicente Quirarte, poeta y escritor mexicano.

De forma inesperada, el citado galardón estalló en las redes sociales con la fuerza de una polémica que no cesa y en cuyo marco varios escritores cuestionaron a Villoro por recibirlo y al Gobierno Zacatecano por otorgarlo, no sólo porque parece –según algunos- una costumbre mecánica premiar al escritor, sino porque también la distinción lleva el nombre de unos de nuestros máximos poetas, un género que no ha transitado mucho el autor de Arrecife y Llamadas de Ámsterdam.

“La fundación Juan Villoro otorga el premio de ensayo “Juan Villoro” a Juan Villoro. La ceremonia de entrega se llevará a cabo en el salón Juan Villoro, ubicado en la calle Juan Villoro, esquina con Luis Villoro. El jurado fue presidido por Juan Villoro. La obra premiada se titula ¿Quién teme a Juan Villoro?“, ironiza en Facebook la joven escritora mexicana Alejandra Gómez Macchia, autora de Lo que Facebook se llevó.

La escritora, conductora de radio y televisión Verónica Ortiz publicó en las redes una carta abierta al escritor: “Estimado Juan Villoro, te escribo, dentro de mis limitaciones visuales, esta nota desde el afecto de muchos años, la admiración por tu escritura y sensibilidad, por esto mismo no creo que debas aceptar el premio de Poesía López Velarde”, dice.

“Tú mejor que nadie sabes que hay poetas, mujeres y hombres, extraordinarios en este país y que nadie premia ni nombra. Un ejemplo, el yucateco Raúl Renán, con sus 88 años tiene en imprenta 3 libros de poesía nuevos, él debería ser premiado y sin embargo nuestras instituciones culturales se lo escatiman. Pienso en Rocío Cerón o Ethel Krauze K y tantas otras mujeres poetas…

Tú con esa voz crítica deberías hacer notar la dificultad que tenemos para publicar y cómo nuestros libros, de autores y autoras mexicanas, no existen en las librerías más importantes, repletas de best sellers, de autores extranjeros y refritos tras refritos. Acudo a tu autocrítica y congruencia. Algo debe hacerse por la literatura nacional, que como en muchos otros temas naufraga entre la ceguera de las instituciones y el amiguismo de cúpulas mezquinas”, concluye la autora de No me olvides y Mujeres de palabra, entre otros.

“Buen narrador es Juan Villoro, pero poeta no, simplemente porque no escribe poemas. Entonces ¿por qué le dan un premio de poesía cuando hay talentosos poetas a los que debería otorgársele. ¿Puede alguien explicarme que ocurrió con el jurado del López Velarde? ¿Tengo mal la información?”, se pregunta la escritora Anamari Gomis.

Tiene pendiente terminar el libro sobre la ciudad de México que inició hace 17 años. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Tiene pendiente terminar el libro sobre la ciudad de México que inició hace 17 años. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

“Ya dejen a Villoro, por supuesto que no le dieron el premio por poeta, si no por otros méritos al difundir la obra de López Velarde. Se nota la envidia ranchera bañada de un ligero toque de ignorancia… Es como criticar a los ganadores del Premio Princesa de Asturias porque no sean mujeres ni tampoco miembros de la realeza”, terció el autor mazatleco Juan José Rodríguez.

“Estoy de acuerdo contigo, quien lea El testigo lo va a entender, pero ¿y todos lo que no? Yo mismo, que ya leí El testigo, me sacó de onda ver en la prensa premian a Villoro por su trabajo como poeta o algo por el estilo…, tal vez lo que habría que explicar es que este premio se ha dado a otros que también han difundido la obra de López Velarde, expresa el escritor yucateco Carlos Martín Briceño.

Efectivamente, en El testigo, novela premiada con el Herralde, el llamado “primer poeta moderno de México”, Ramón López Velarde es pieza clave de la narrativa.

“Leo muchísima poesía y esto no lo digo para adornarme. Creo que la literatura más significativa del siglo XX se alimentó de ella y, en buena medida, la mejor poesía del siglo XX la podemos leer en las páginas de Joyce, de Proust, de Faulkner, de tantísimos escritores. La obra de Onetti o de Rulfo tienen un altísimo contenido poético. No me comparo, pero es el tipo de literatura que me gusta”, decía Juan Villoro en una entrevista que le hiciéramos en 2009, año en que su obra entró a la Biblioteca Virtual Cervantes.

“Mientras todos están distraídos con las trifulcas en la tribuna, en un giro inesperado de eventos Juan Villoro gana la Eurocopa 2016”, escribe con humor el poeta Javier Raya en Twitter.

“El futbol es un deporte en el que juegan 11 contra 11 durante 90 minutos y al final le dan un premio de poesía a Villoro”, dice el escritor Eduardo Huchín Sosa, mientras el tan citado escritor se aprestar un ciclo de conferencias en el Colegio Nacional, tituladoNovelas mexicanas, que inicia el próximo 21 de junio con una charla en torno a La sombra del caudillo, de Martín Luis Guzmán.

Consultado por SinEmbargo, Juan Villoro aclaró algunas cosas: “El Premio López Velarde tiene un nombre equívoco porque se llama Premio Iberoamericano de Poesía López Velarde, pero está destinado a premiar poetas (por ejemplo, Juan Gelman), pero también a estudiosos y divulgadores de la obra de López Velarde”, dice el autor.

“Escribí la novela El testigo, que trata del poeta, y el Colegio Nacional publicó “Históricas pequeñeces”, mi discurso de ingreso, que es un estudio sobre la influencia del poeta en la narrativa y sus propias vertientes narrativas. Esto, desde luego, no significa que yo merezca el premio, simplemente señala que cumplo con haber tratado de mantener viva su flama”, concluye.

También te puede interesar

VER MÁS ACERCA DE: