Tent City o Ciudad de las Carpas, la cárcel que creó el exalguacil del condado de Maricopa Joe Arpaio y que atrajo la atención internacional debido a sus inhóspitas condiciones, cerró de manera oficial esta semana tras más de dos décadas de operación.

Arpaio, un implacable perseguidor de inmigrantes, abrió el complejo en 1993 para combatir el hacinamiento en instalaciones de ladrillo y mortero; sin embargo, la instalación siempre estuvo bajo controversia y los críticos llegaron a compararla con un campo de concentración.

La Ciudad de las Carpas estaba bordeada por alambre de púas y tenía reglas muy estrictas, como prohibir los cigarrillos, crear cuadrillas para trabajos pesados y vestir a los internos con uniformes a rayas –a la vieja usanza de las prisiones— y con ropa interior de algodón en color rosa, que para muchos resultaba humillante y sofocante.

Los opositores a Tent City alegaban condiciones crueles para los internos, especialmente durante los calurosos veranos de Phoenix, cuando la temperatura supera los 43 grados centígrados (110 grados Fahrenheit).

En cambio, los partidarios aplaudieron el encarcelamiento allí como castigo apropiado para los delincuentes del condado de Maricopa y varios políticos republicanos, incluidos cuatro candidatos presidenciales, visitaron las instalaciones y ofrecieron su respaldo a Arpaio.

La Ciudad de las Carpas continuó su operación aun cuando la población de reclusos disminuyó en los últimos años, pero ante la llegada del alguacil Paul Penzone, quien derrocó a Arpaio en las elecciones de noviembre pasado, cerrar el complejo fue una de sus primeras órdenes.

Los reclusos que aún quedaban ahí fueron enviados a la cárcel del condado de Durango, a pocas cuadras de distancia, informó The Arizona Republic.