Los científicos que investigan tratamientos antienvejecimiento se preguntan cuál es la mejor época para vivir eternamente. Muchos descartan regresar a sus 20.

__________________________________________________________________________________________________________________________________

Louise Gill, una enfermera de Millburn, New Jersey, tiene 100 años y una memoria envidiable, a tal punto que recuerda como si fuera ayer cuando ejerció por primera vez su derecho a votar. Lo hizo en 1933, por Franklin D. Roosevelt. Haber tenido la suerte de vivir todas las etapas de la vida le confiere la autoridad para decir que la edad perfecta está alrededor de los 40 años, cuando ya hay madurez para saber qué es la vida y la claridad para saber qué hacer con el tiempo que resta.

Ancianos como ella son los sujetos de estudio de un grupo de científicos para quienes atacar el envejecimiento resulta más efectivo que encontrar la cura para las enfermedades más letales en el mundo hoy como el infarto, el cáncer y el alzhéimer. De esta forma, prolongar la etapa saludable de la vida sería matar varios pájaros de un tiro. Para algunos de ellos envejecer es un proceso genético, y estudiar personas como Gill permitiría saber cuáles genes ayudan a este grupo a vivir más. En un futuro se podrían replicar las proteínas que ellos producen para ofrecerlas a todos en forma de pastilla.

El epidemiólogo Jay Olshansky es uno de ellos. Aunque no sabe exactamente cómo trabajará el medicamento, espera lograr detener el proceso de envejecimiento de modo que a una persona “le tome 70 años llegar a 50, u 80 para llegar a 60, y así sucesivamente”, dice Olshansky, profesor de la Universidad de Chicago y fundador y director científico de la firma Lapetus Solutions. En otras palabras, funcionaría de la misma manera como sucede naturalmente en el organismo de centenarios como Gill: “Básicamente haciendo más lento el tiempo biológico”, dice.

Le sugerimos: Por qué la anestesia sigue siendo uno de los grandes misterios médicos de nuestro tiempo

Este trabajo ha llevado a Olshansky, de 64 años, a hacerse una pregunta más filosófica: si tuviera la opción de tomar dicha píldora para detener el tiempo biológico, ¿en qué momento de la vida lo haría? En otras palabras, Olshansky quiere saber a qué edad resultaría ideal congelar el tiempo. También le ha planteado este interrogante a personas de cierta edad porque considera que solo los viejos pueden responder con autoridad al tema. “Han vivido muchas de las fases de la vida y conocen por experiencia exactamente qué pasa durante ella, mientras que los jóvenes no saben lo que significa ser viejo y por ello tienden a subestimar la edad”, explica.

La respuesta, como lo ha podido ver el experto, depende de muchas variables, entre ellas si la persona valora más el aspecto físico, el psicológico o el bienestar financiero. “Si para usted lo importante es el cuerpo, la edad ideal serán los 25 años porque es cuando la mayoría está en mejor forma. Pero si lo importante es el bienestar psicológico, la edad entre los 50 y los 70 será la mejor porque allí la mayoría se siente a gusto bajo su propia piel”, argumenta Olshansky. Para quienes el aspecto financiero es crucial, el mejor momento de la vida podrían ser los 50, puesto que para entonces la gente puede haber logrado acumular patrimonio y experiencia.

A pesar de estas variables, los investigadores han encontrado sorpresas como, por ejemplo, que muy pocos quisieran volver a tener 20 o 30 años, lo que derrumba el mito de ‘juventud, divino tesoro’. Como explica un biólogo de 56 años, “la juventud es una época maravillosa; lástima que esté en manos de los jóvenes”. Con eso se refiere a que a esta edad el individuo está en su mejor momento físico, pero tiene muchas inseguridades; aún puede tener acné y no sabe bien qué es la vida y lo que quiere hacer con ella. Otros lo dicen de esta manera. “Quisiera el cuerpo de mis 30 años durante un siglo, pero no tener 30 de nuevo porque en esta época aún no se tiene tanto conocimiento de sí mismo. Hoy, a los 60 me siento mucho más sensato”.

Le recomendamos: “Los enemigos del medioambiente son el gobierno y las empresas”

En el otro extremo, es decir, de 70 en adelante, tampoco es el momento ideal para detener el reloj. La razón es que, y en esto no hay muchas sorpresas, nadie quiere vivir viejo y más si tiene achaques. Por eso, aunque en muchas encuestas las personas de 75 años se ven como las más satisfechas porque tienen más tiempo libre, están jubilados y no tienen tantas preocupaciones, no tendría sentido querer vivir eternamente con dolores y arrugas.

Por descarte, la mejor edad estaría entre los 40 y los 50 años, cuando no se es tan viejo como para tener arrugas y estar discapacitado, pero tampoco se es un joven sin madurez y experiencia. Un sondeo hecho por Harrys Insights and Analytics en 2013 preguntó por la edad para vivir eternamente sin problemas de salud. Los participantes respondieron que los 50 años porque se tiene suficiente experiencia para distinguir lo importante, pero también se dispone aún de tiempo para mirar hacia delante y planear un futuro lleno de aprendizajes y descubrimientos. Es la edad que tanto Olshansky y su padre, de 95 años, seleccionaron.

En 2016, Peter Ubel, médico experto en bienestar de la Universidad de Duke, demostró que a los 50 años hombres y mujeres empiezan a reportar mayores niveles de bienestar. Esto lo llevó a determinar que, en términos de felicidad, el ciclo de vida de las personas no es el de una montaña con un descenso en picada, sino más bien una U, en la que el mayor nivel de infelicidad se viviría a los 47 años, pero a partir de ahí habría un drástico cambio de rumbo hacia arriba.

Otras investigaciones apoyan la teoría de la U, como la de Arthur Stone, psicólogo de la Universidad de Stony Brook, en Nueva York, quien encontró que el estrés va disminuyendo con los años y alcanza su nivel más bajo a los 85. La ansiedad y la depresión se mantienen estables y disminuyen a partir de los 50. En síntesis, desde los 18 a los 50 años la vida bombardea a la gente con dificultades que generan angustia y estrés hasta que tocan fondo. Y solo a partir de los 50, la gente recupera su bienestar.

Algunas personas no están de acuerdo con que exista una edad ideal, aunque sugieren que hay un momento para cada cosa. Por ejemplo, se ha podido establecer que la mejor edad para aprender un nuevo idioma llega a los 7 años y que el momento cúspide de la sociabilidad es a los 29 cuando la gente tiene un mayor número de amigos (80 en promedio). Según las cifras del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, la mejor edad para tener hijos es antes de los 32 años y la mejor para casarse entre 28 y 32.

Puede leer: ¿Superaría usted el examen cognitivo que le hicieron a Donald Trump?

Otros señalan que el momento perfecto de la vida es el presente. Para otros no es tanto un número como un sentimiento relacionado con una etapa de la vida: la llegada de los hijos, para unos; la partida de estos, para otros. Para José David Quintero, de 43, cada etapa trae sus angustias, sus sorpresas y sus aprendizajes: “Marcar una edad como la mejor es negar la vida misma”.

El mejor momento para…

Hay una edad perfecta para cada cosa, dicen los expertos.

Casarse: 28-32. Basados en cifras de divorcio, algunos científicos han establecido que quienes esperan más tiempo para hacer este compromiso tienen menos probabilidades de fracasar.

Tener hijos: antes de los 32.
Según la Asociación Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, a partir de esta edad las posibilidades de concebir descienden y ese declive es más marcado a los 37.

Toma de decisiones financieras: 50.
Según estudios, las personas alcanzan su máxima experiencia en asuntos financieros alrededor de esta edad. Después de los 60 esta habilidad empieza a disminuir.

Vocabulario: 60-70.
Los neurocientíficos han encontrado que las personas alcanzan un nivel de riqueza y uso del idioma entre los 67 y 70 años.

Procesar información: 18-19.
Nada como un cerebro joven para procesar datos nuevos, según expertos del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Tener el cuerpo perfecto: 25. El momento máximo de fuerza física y de masa muscular de un individuo se ha establecido a esta edad, según los médicos deportólogos.

Ser más atractivas: 36.
Según el gremio de dermatólogos, las mujeres se consideran más bellas a esta edad.

Hacer una maratón: 27-29.
Según estudios en España, las mujeres tienen su máximo desempeño en estas competencias a los 27 y los hombres a los 29.