LOS ÁNGELES

California impondrá estándares para la marihuana orgánica, permitirá pruebas de la yerba en ferias del condado y entregas a domicilio, en las nuevas reglas que están siendo consideradas por legisladores.

Todo esto en el marco de la preparación del estado para el inicio de la venta legal de marihuana el próximo año.

Los legisladores y la administración del gobernador Jerry Brown están trabajando para fusionar la nueva ley aprobada por los votantes de California, con el antiguo programa de marihuana medicinal. Y han analizado una variedad de regulaciones para proteger a los consumidores y al público, pero al mismo tiempo asegurándose que los impuestos son recaudados.

Las provisiones fueron incluidas en el acuerdo del presupuesto estatal entre Brown y los más altos legisladores demócratas anunciado esta semana, luego de meses de negociaciones con negocios que están operando ilegalmente o en el campo legal de la marihuana medicinal, y también los inversionistas que quieren ingresar al mercado de marihuana más grande del país.

En California, cualquier persona de 21 años o mayor puede poseer legalmente hasta una onza (28,3 gramos) de marihuana, fumarla en su casa o en espacios privados, compartirla con otras personas y cultivar hasta un total de seis plantas.

Fumar en espacios públicos sigue estando prohibido y, aunque la compraventa de cannabis en teoría es legal, en la práctica no estará permitida hasta que los legisladores estatales desarrollen una serie de reglas destinadas a poner límites al rentable negocio del cannabis.