GUADAJARA, JAL

En medio de todos los graves problemas que confrontamos y en un año particularmente agitado porque habrá unas “históricas elecciones”, millones de mexicanos se olvidaron el pasado viernes de la inseguridad y violencia que agobian al país, para festejar el Día de la Candelaria en casas, en plazas públicas, en oficinas y en plena calle. A degustar la amplia gama de tamales y saborear los más variados atoles.

La fiesta del 2 de febrero se originó, según cuentan, en el siglo XV y fue en Tenerife, España, donde surgió la costumbre al “levantar” al Niño Jesús que nació la noche del 24 de diciembre, el Día de Nochebuena. La tradición extendió a diversos países donde se profesa la religión católica, como en nuestra República Mexicana y nos enteramos que los aztecas dedicaban la festividad a los dioses Tláloc, Chalchiuhtlicue y Quetzalcóatl, comiendo tamales que son producto del maíz y con esta semilla los dioses crearon al hombre.

Tamales y atole son originarios del México prehispánico y su consumo se hace hasta en los más recónditos poblados. Hoy en día, por cuestiones de orden político más que religioso, en el Zócalo de la Ciudad de México, el gobierno local distribuye cientos de miles de tamales y atole, como parte de su programa “social” que incluye gastos millonarios en presentación de artistas, en instalación de una pista de hielo, en convertir la plancha de la Plaza de la Constitución en campo deportivo.

Bueno, pero, el pero que nunca falta, no se vale que me salga del tema. Esta tradición o costumbre tiene un desarrollo de muchas semanas y meses. Es parte de los eventos previos a la Semana Santa. Después del nacimiento del Niño Jesús, viene la partida de “Rosca de Reyes”, 26 días después a recordar a la Virgen de la Candelaria, el Día de las Candelas, el Día de la Luz. A continuación el Martes de Carnaval y enseguida Miércoles de Ceniza, comenzando la cuaresma hasta el Domingo de Ramos y al día siguiente de lunes a sábado la Semana Santa.

Bien, vuelvo al tema. El 6 de enero a quienes al partir su pedazo de rosca, les toca “el Niño” saben que su compromiso será el de aportar tamales y atole. El afortunado se convertirá automáticamente en compadre del propietario del Niño Dios. Le corresponderá al padrino llevar a vestir al Niño. Si el primer año, la ropa será totalmente blanca; en el siguiente las prendas pueden ser de color y en el tercer año se le coloca la corona y es sentado en el trono. En cada pueblo las costumbres cambian, sin perder lo principal que es la adoración del Niño Dios.

Hoy no hay “Pregunta para Meditar”.

DE TESORERA A SUBGOBERNADORA

La llegada de la economista Irene Espinosa Cantellano como segundo mando principal en el Banco de México, la primera mujer que ocupa el cargo en la más importante institución bancaria del país, fundada en 1925. Irene fue propuesta por la Presidencia de la República y aprobada por el Senado de la República, como subgobernadora. Hasta el 24 de enero pasado, la hoy inmediata colaboradora del gobernador Alejandro Díaz de León, se desempeñó durante ocho años como Tesorera de la Federación. Es una profesional con amplio reconocimiento internacional, además de destacada docente en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, el ITAM. La ahora subgobernadora del Banco Central, al titularse recibió la excelencia académica Miguel Palacios Macedo, en el ITAM. Su profesionalismo está avalado por los principales ejecutivos del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Mundial. Por todo ello, la referida economista ocupa el espacio en la Sección de Mexicanos Distinguidos.

LO QUE OÍMOS EN LA CALLE

RECORDANDO A LOS CONSTITUYENTES

El 5 de febrero en este año para muchos significa un día más de descanso, disfrutar el segundo “puente” de este 2018. Pero, ¿saben qué?, es el 101 aniversario de la promulgación de la Constitución Política, la Carta Magna, el documento actualizado en 1917 a las necesidades sociales, políticas y económicas del país. El trabajo realizado por más de doscientos hombres reunidos en Querétaro, recibió el reconocimiento internacional por ser la primera Constitución que en su articulado resalta la protección a los derechos sociales. Pero, quién se acuerda deHeriberto Jara, de Francisco J. Múgica, de Cándido Aguilar, de Luis Manuel Rojas o de Félix Fulgencio Palavicini?

72 AÑOS DE LA PLAZA MÉXICO

También en este primer lunes de febrero de 2018, hay fandango popular porque se cumplen los primeros 72 años de la corrida de toros con que se inauguró la monumental Plaza México, el Coso de Insurgentes, el escenario más grande y más cómodo del mundo, donde las figuras de la “fiesta brava” son los toreros, los novilleros, los banderilleros, los picadores, los alguacilillos, los mozos de espada y ese entregado público, con los entremezclados “villamelones”. Toreros mexicanos, españoles, franceses, sudamericanos, han escrito miles de páginas con sus hazañas. Hoy recuerdo el cartel inaugural: Luis Castro, “El Soldado”Luis Procuna, “El Berrendito de San Juan” y el inmenso Manuel Rodríguez, “Manolete”. El primer toro fue “Jardinero”, de la ganadería de San Mateo y fue “El Chato” Guzmán quien dio el primer capotazo y le tocó colocar el primer par de banderillas, mientras que José Noriega, “El Cubano”, dio el puyazo inicial. “El Soldado”, como primer espada, falló con el estoque y tuvo que matar a “Jardinero” con la espada de descabello.

DOS GOBERNADORES EN LÍOS JUDICIALES

¡Vaya que si es atractivo el título del comentario! Se trata de dos militares que gobernaban en Tabasco y en Guerrero, hace cien años. Ante la demanda de amparo presentada por Manuel Figala contra el gobernador de Tabasco, Joaquín Ruiz, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, determinó consignar al militar ante el Poder Judicial y ante la Sección Instructora del Gran Jurado del Senado. Ruiz ordenó aprehender y consignar a Figala “por haber pronunciado un discurso que se estimó subversivo”. Por su parte el general Silvestre G. Mariscal, gobernador de Guerrero, fue detenido por órdenes del Secretario de Guerra, acusado de desacato a una instrucción militar, ya que en lugar de apoyar a las tropas del 42 Batallón para realizar determinadas operaciones, arrestó al comandante. Cuando Mariscal protestó y quiso hacer valer su fuero de gobernador, le contestaron que iba a prisión por insubordinación a una orden superior y violación a una Ordenanza Militar; estuvo unas semanas tras las rejas. Ambos casos se registraron en el mes de enero de 1918.

P.D. En el año de los festejos por el cincuentenario de los Juegos Olímpicos celebrados en la Ciudad de México, se extraña la presencia del licenciado Carlos Padilla Becerra. Cierto es que ya comenzaron a organizarse eventos y que seguramente la culminación será el 12 de octubre. En la XIX Olimpiada por primera vez una mujer, Queta Basilio, fue la encargada de encender el fuego olímpico en el pebetero instalado en lo alto del Estadio Olímpico de la Ciudad Universitaria. Recordamos la medalla de oro que ganó “El Tibio” Muñoz, en natación. Carlos Padilla es un hombre carismático y con toda la experiencia para organizar los eventos deportivos, por ello es el presidente del Comité Olímpico Mexicano desde 2012 y fue reelecto para que siga hasta el final del 2020.

jherrerav@live.com.mx