Culpa a demócratas de desperdiciar la gran oportunidad de lograr un acuerdo sobre dreamers.

___________________________________________________________________________________________________________________________

Washington.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, culpó ayer a los demócratas de desperdiciar la gran oportunidad de lograr un acuerdo en las negociaciones para el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), un día después de que generó indignación dentro y fuera del país su expresión, según reportes de prensa, países de mierda para describir a Haití, El Salvador y naciones de África.

No creo que los demócratas realmente quieran ver un acuerdo sobre DACA. Todos hablan y no hacen nada. Este es el momento, pero, día tras día, están desperdiciando la gran oportunidad que tienen. ¡Qué lástima!, escribió en Twitter.

La Casa Blanca negocia con el Congreso una legislación para remplazar el programa migratorio, que fue creado por el ex presidente Barack Obama (2009-2017) y permite a más de 700 mil dreamers, personas que llegaron a Estados Unidos sin documentos siendo menores de edad, trabajar y vivir en el país.

Trump rechazó el pasado jueves una propuesta que presentaron legisladores republicanos y demócratas, a pesar de que días antes aseguró que firmaría cualquier acuerdo. Incluso propuso impulsar un remedio para los dreamers, que calificó de proyecto de ley de amor.

El gobernante exige que en caso de existir un nuevo proyecto bipartidista, éste debe incluir cambios en el programa de lotería de visas y limitaciones para la reunificación familiar. Además, medidas de seguridad fronteriza y la aprobación de recursos en el Congreso para la construcción de un muro en la frontera con México.

Las conversaciones también están vinculadas con las negociaciones para el presupuesto del gobierno, que deberán concluir el 20 de enero. Trump fijó un plazo que vencerá en marzo para llegar a un acuerdo, o las personas beneficiarias con DACA comenzarán a ser deportadas.

Durante la reunión de este jueves, Trump generó controversia cuando preguntó: “¿Por qué viene toda esta gente de países de mierda (“shithole countries”) aquí?” En ese momento se abordaba la posibilidad de volver a dar protección a los migrantes de El Salvador, Haití y países de África.

Eso generó al día siguiente una ola de críticas de la comunidad internacional, principalmente de las naciones mencionadas, mientras el presidente sólo se excusó y admitió en Twitter que usó un lenguaje duro en la sesión, pero no utilizó la frase países de mierda.

Sólo ayer los 15 países de la Comunidad del Caribe (Caricom) condenaron el lenguaje repulsivo del presidente para describir a Haití, uno de sus miembros, y las naciones africanas criticaron en los términos más enérgicos los ignorantes puntos de vista expresados.

También el mandatario boliviano, Evo Morales, censuró el lenguaje racista de Trump.

En otro orden, Simon Henshaw, secretario asistente interino de la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado, escribió en un correo electrónico a sus colegas del sector que dejará el puesto la semana próxima, con lo cual se convirtió en el tercer alto funcionario que deja sus labores, informó Reuters.

Después de cuatro años y medio en el trabajo y un año con la nueva administración, pensé que es hora de seguir adelante, comentó Henshaw en una misiva. Agregó que la oficina será dirigida desde el 22 de enero en adelante por Carol O’Connell, asistente que aborda temas sobre África.

Lawrence Bartlett, encargado de la oficina de admisión de refugiados del Departamento de Estado, fue reasignado temporalmente a la división que maneja los pedidos por la Ley de Libertad de Información. Barbara Strack, jefa de la División de Asuntos de Refugiados del Servicio de Ciudadanía e Inmigración del Departamento de Seguridad Nacional, notificó su jubilación para este mes.