Más de 40 organizaciones no gubernamentales y activistas exigieron al gobierno de la Ciudad de México el esclarecimiento de la detención de Marco Antonio Sánchez Flores. Los denunciantes pidieron sanción para los policías responsables de la detención y garantizar acceso a la justicia de las víctimas.

Hoy por la mañana, estudiantes de la Preparatoria Número 8 de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ubicada en la Delegación Álvaro Obregón, realizaron un paro en protesta por la detención arbitraria de Sánchez Flores, que derivó en su desaparición durante cinco días.

_________________________________________________________________________________________________________________________________

Ciudad de México.

Más de 40 organizaciones civiles y activistas condenaron que el Gobierno capitalino no quiera investigar el caso de la desaparición de Marco Antonio Sánchez Flores como tal, pues considera que estuvo “deambulando libremente” durante cinco días luego de ser detenido y golpeado por policías.

“Lamentamos profundamente que el Gobierno de la Ciudad de México no demuestre las capacidades para actuar adecuadamente en la búsqueda de una persona que es detenida por policías; siendo que, por el contrario, fue la ciudadanía la que se organizó y activó la búsqueda de Marco Antonio”, expresaron en un comunicado más de 40 organizaciones civiles.

Los inconformes denunciaron que las autoridades responsables han incurrido en “severas omisiones” en la aplicación de protocolos de detención y búsqueda con vida, en la localización de Marco Antonio.

“Rechazamos desde ahora todo intento de desviar la investigación hacia tipos penales que no correspondan con los hechos narrados por testigos, con la finalidad de eliminar la responsabilidad de los superiores jerárquicos, quienes toleran u ordenan la desaparición forzada de personas. Exigimos se garantice la no repetición de este tipo de casos por parte de agentes estatales y la reparación del daño a Marco Antonio y su familia”.

Las organizaciones expresaron su preocupación por la manera en que las autoridades han manejado el caso pues se evidencia que no existe un manejo sobre los elementos policiales.

“Esta situación nos alarma, pues evidencia que, o no se cuenta con control sobre los elementos policiales, o que las omisiones en torno a la desaparición de este joven son acciones encaminadas a proteger a los perpetradores”, señalaron las organizaciones.

Decenas de personas se manifestaron en el Ángel de la Independencia para exigir la aparición con vida de Marco Antonio. Foto: Cuartoscuro.

“Hoy, el caso de Marco Antonio es muestra evidente de esta violencia contra cualquier persona en México, y de la criminalidad que existe en las instituciones del Estado, sin duda una acción derivada del mensaje de impunidad que el Estado mexicano”.

Los denunciantes exigieron a las autoridades capitalinas el esclarecimiento de los hechos, sanción para los policías responsables de la detención y garantizar acceso a la justicia de las víctimas.

“Es imperante que se realice la investigación del caso con base en lo que establece la Ley General en materia de Desaparición Forzada de Personas, toda vez que claramente se trata de un caso de desaparición forzada en donde participaron elementos de la Policía de la Ciudad de México”, menciona el comunicado.

Las ONGs exigieron al Gobierno de la Ciudad de México que responda de manera rápida, eficaz y con apego a derecho por el caso y recordaron diversos casos de desaparición y detenciones arbitrarias que se presentan en la capital.

“Es inaceptable que los cuerpos de seguridad pública, a plena luz del día, detengan arbitrariamente y desaparezcan a nuestros jóvenes”.

Las ONGs recordaron que el pasado 23 de enero, Marco Antonio, de 17 años de edad, fue detenido arbitrariamente por policías de la Ciudad de México mientras fotografiaba un mural en las inmediaciones del Metrobús El Rosario.

Un testigo presenció los hechos y, junto con la familia del joven, denunciaron el suceso al tratarse de una probable desaparición forzada. Después de los días transcurridos, las autoridades se mostraron omisas para localizarlo, relataron.

El estudiante de la Preparatoria número 8 de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) apareció este fin de semana; primero en los juzgados de Tlalnepantla, Estado de México, a donde fue llevado por deambular en la vía pública poniendo en riesgo su integridad, pero fue liberado momentos después, de acuerdo con el reporte oficial. Después, fue localizado en el municipio de Melchor Ocampo y finalmente entregado a sus padres.

Fotografías difundidas en redes sociales muestran a un Marco Antonio diferente al que fue detenido y sometido aquel 23 de enero. Presentaba golpes en la cara y parecía desorientado.

¿QUÉ VIVIÓ MARCO ANTONIO?

Ayer por la mañana, estudiantes de la Preparatoria Número 8 de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ubicada en la Delegación Álvaro Obregón, realizaron un paro en protesta por la detención arbitraria de Sánchez Flores, que derivó en su desaparición durante cinco días.

El Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa, dijo que Sánchez Flores declarará esta tarde ante la Procuraduría General de Justicia (PGJ) por los hechos ocurridos el pasado 23 de enero, en los que están implicados cuatro policías.

Pero en esa conferencia de prensa señaló que no hay una “certificación” de que los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP) lo hayan golpeado aquel día, antes de que lo subieran a la patrulla.

Ayer, frente a la Preparatoria Nacional, la comunidad estudiantil exigió al Gobierno capitalino una investigación para esclarecer “la detención y tortura” a la que fue sometido el joven de 17 años de edad. Los estudiantes cuestionan qué fue lo que sufrió su compañero que lo llevó a tal transformación e, incluso, a quererse suicidar.

Por la noche del domingo fueron compartidas fotos del menor de edad ya rescatado de las calles. El estudiante, un deportista que tomaba clases de artes marciales, un hijo de familia, sufrió una impresionante transformación en estos días, después de su encuentro con agentes policiacos de la capital mexicana. Tras la detención y la golpiza, Marco Antonio anduvo por las calles, errático. Las fotos compartidas por la autoridad muestran a un jovencito perturbado, muy distinto al que aparece en las que previamente fueron compartidas por la familia.

Cuando fue detenido por segunda vez en el Estado de México, Marco Antonio estaba sobre un puente. Lo aseguraron porque pensaban que se iba a suicidar. De acuerdo con algunos reportes, el joven, hambriento, no recordaba su nombre. Su transformación fue lo primero que llamó la atención durante la noche del domingo. Los estudiantes, sus compañeros, exigen que se diga la verdad.

Los alumnos cerraron los accesos al plantel y bloquearon la circulación en Lomas de Plateros, de Barranca a Molinos, en dicha demarcación. Las autoridades violaron los derechos humanos de Marco Antonio desde el momento en que lo detuvieron, expresaron. Reclaman que tampoco se siguieron protocolos. Ni en la Ciudad de México, donde se le detuvo por primera vez, ni en el Estado de México. Los alumnos quieren saber si fue torturado.

En la entrada principal de la Preparatoria 8 fue colocada una manta: “Ni desaparecidos ni torturados”.
“Lo arrestan, lo torturan, lo desaparecen por cinco días, lo presentan irreconocible. Lamentable la actuación de las ‘autoridades’”, manifestó un estudiante.

Marco Antonio estuvo desaparecido por 5 días luego de ser arrestado por policías. Foto: Cuartoscuro

La protesta también se realizó en redes sociales, donde algunos alumnos manifestaron que es común para ellos que elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP) los intimiden y extorsionen, pero nunca se han enfrentado a un abuso como el que sufrió Marco Antonio.

Marco Antonio Sánchez Flores fue localizado la noche de este domingo en el municipio de Melchor Ocampo, Estado de México. Tenía un fuerte golpe en la cara, estaba rapado y parecía perturbado; no sabía quién era, cómo se llamaba, de acuerdo con los policías del Estado de México que lo localizaron.

Horas antes de ser hallado en Melchor Ocampo, el estudiante fue llevado al Ministerio Público de Tlalnepantla tras ser visto cerca de una gran avenida y un puente. Su conducta era “imprecisa”, según el reporte dado por Miguel Ángel Mancera ayer por la noche. Los agentes creyeron que ponía en riesgo su propia vida, de acuerdo con el reporte oficial.

No obstante, al no cometer ninguna infracción, se le dejó marchar horas después. A pesar de que es menor de edad. Marco Antonio salió esta mañana de las instalaciones de la Fiscalía General del Estado de México (FGEM) para ser trasladado al hospital psiquiátrico Juan N. Navarro en compañía de sus padres, personal de la PGJ capitalina y visitares de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

El 23 de enero, Marco Antonio Sánchez Flores, de 17 años, tomaba fotos a un mural en las inmediaciones del metro Rosario cuando fue detenido por cuatro policías capitalinos. En una imagen que entregaron los familiares a SinEmbargo, se observa al joven tumbado en el suelo, mientras un policía parece golpearlo y otros vigilan la situación.

Al subir al vehículo se perdió de vista. No se había sabido nada más de él, hasta las imágenes de anoche, en las que se encuentra en un juzgado del Estado de México.