Confederación recrimina abandono y asignación de presupuestos raquíticos a las estatales. Para 2018, unas 21 casas de estudio podrían entrar en crisis y dejar de operar: Levet Orozco

________________________________________________________________________________________________________________________________

Oaxaca, Oax.

Enrique Levet Orozco, presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (Contu), advirtió que si el gobierno federal no rescata a las instituciones públicas de educación superior, 2018 podría iniciar con un paro generalizado de labores en el que participarían más de 30 universidades de todo el país.

En conferencia de prensa durante la 15 asamblea nacional ordinaria de la Contu, que se efectúa en un hotel del sur de esta ciudad, Levet Orozco recriminó a la Federación el abandono en que se encuentran tan sólo las casas de estudios de la entidad, pues pese a ser las encargadas de formar a los jóvenes que dirigirán el país, los presupuestos que se les asignan son raquíticos, lo cual es inaceptable.

Junto con Enrique Velásquez, dirigente del Sindicato de Tra- bajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara, y Luis Manuel Hernández Escobedo, secretario general de la Asociación Nacional de Sindicatos Administrativos Universitarios, Levet Orozco señaló que la finalidad original de la asamblea era presentar un informe de actividades.

Sin embargo, debido a las circunstancias, se ha optado por analizar la situación en que se encuentran 43 casas de estudios públicas (las que agrupa esa confederación). Y es que la crisis de las universidades es resultado de la miopía del gobierno federal, de no querer atender la principal palanca de desarrollo en el país, que es la educación superior pública, aseguró.

Indicó que en el presupuesto del ejercicio fiscal 2017 se recortaron más de 8 mil 500 millones pesos que eran parte de fondos extraordinarios a las universidades públicas estatales. Las casas de estudio en lugar de crecer van en retroceso, lo cual ha impedido, entre otras cosas, el crecimiento de las matrículas de estudiantes, por lo que éstas se han estancado al igual que el nivel académico, pues se sigue trabajando con viejos laboratorios, talleres. “En una frase: no ha habido actualización de la tecnología para laborar con eficiencia.

Derrochan recusos en jolgorios

“Además, la falta de recursos ha afectado en forma directa a los estudiantes, y también a la base trabajadora, la cual está en peligro de no recibir sus salarios este fin de año, ya no digamos pago de prestaciones, como el aguinaldo de ley, mientras el gobierno federal y los partidos derrochan recursos públicos en sus jolgorios para definir a los próximos candidatos a la Presidencia de la República, dijo.

Lo peor, añadió Levet Orozco, es que al analizar el Presupuesto de Egresos para 2018 se observa una reducción de mil 500 millones de pesos de los fondos extraordinarios.

Por lo anterior instó a los sindicatos universitarios a unirse a la Contu para defender los derechos educativos, en beneficio no sólo de la base trabajadora, sino de todos los estudiantes de nivel superior, ya que de seguir por el rumbo en el que se encuentran, para el próximo semestre 21 universidades entrarán en crisis y podrían dejar de funcionar.

En su oportunidad, el rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), Eduardo Bautista, refirió que la coyuntura que se vive es crítica e importante también para levantar la voz en defensa de la educación pública. Explicó que al día de hoy 10 universidades del país se encuentran en situación crítica, entre ellas la que tiene a su cargo, por lo que demandó a la Federación volver los ojos hacia estas instituciones.

Bautista comentó que él continúa con las gestiones para obtener recursos para que opere esa casa de estudios. Sin embargo, se analiza la opción del paro técnico y, aunque la crisis no da lugar a más opciones, se buscará evitar lo más posible.