A pesar de que El Pacto para la Migración no será legalmente vinculante sí tendrá el peso suficiente como para cambiar las condiciones de la migración en el mundo.

___________________________________________________________________________________________________________________________________

Diplomáticos suizos y mexicanos preparan desde la ONU el borrador del Pacto Mundial para la Migración, el primer gran acuerdo multilateral que busca transformar no solo la dinámica de la migración global, sino la manera en que este fenómeno es comprendido en el mundo.

A pesar de que el documento no es un tratado formal ni establecerá obligaciones vinculantes a los estados, representaría un hito debido a que, de manera paradójica, no existe un marco internacionalmente aceptado para regular el fenómeno mundial: el movimiento de personas entre fronteras.

El representante de México ante la ONU, Juan José Gómez Camacho, dijo en entrevista con Notimex que agotadas ya las primeras dos fases de cofacilitación, la comunidad internacional se concentrará a partir de febrero en negociar un marco que aunque no será legalmente vinculante sí tendrá el peso suficiente como para cambiar las condiciones de la migración.

Son 240 millones de personas las que se mueven por el mundo sin que exista una regulación multilateral de los desplazamientos, a diferencia de los casi 50 millones de refugiados que sí son contemplados bajo un marco legal internacional.

En el borrador del pacto son muchas las cifras sobre los beneficios de los migrantes, que constituyen apenas 3.2 por ciento de la población mundial pero que general alrededor del 9.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) global.

Para el documento final se espera que además de las consideraciones sobre los impactos que sufren las comunidades de origen, a menudo tan marginadas como los centros de destino de migrantes, también se tengan en cuenta las políticas que pudieran contrarrestar estos desafíos.

Una de las intenciones del Pacto para la Migración no solo es negociar e implementar, sino cambiar los discursos prevalecientes en torno a la migración en el mundo, vista a menudo como carga económica y amenaza social.

Cabe destacar que Estados Unidos, el país que más migrantes recibe en el mundo, decidió salir de las negociaciones. Esto lo convierte en el único país en quedarse fuera de este compromiso, tal como sucedió con su salida del Acuerdo de París.

Sin embargo, tanto Gómez Camacho como la la diplomática canadiense Louise Arbour, representante especial de la ONU para la migración internacional, sugirieron que Estados Unidos podría integrarse en el futuro al pacto que firmarían 192 estados miembros de la comunidad internacional.

“Nuestro primer objetivo es cambiar la mentalidad y actitud hacia la migración a través de información”, puntualizó el representante mexicano. (Con información de NTMX)