Septiembre, que tradicionalmente es el mes de la patria en México, le trajo al país un golpe tras otro. El terremoto del 19 de septiembre tiene a los mexicanos que viven en Estados Unidos pegados a sus televisores tratando de tener noticias de sus pueblos para ayudar a sus familias.

Además de causar la muerte de más de 300 personas y dejar damnificadas a otras miles, el sismo de 7.1 desató una respuesta frenética entre las comunidades de migrantes en todo Estados Unidos, donde la gente trató de contactar a sus seres queridos, hallar formas de enviar ayuda, dinero y bienes emergencia, así como recaudar fondos para las localidades más pequeñas alrededor de la capital mexicana y que, dicen ellos, están recibiendo menos apoyo del gobierno.

Tanto Univision como Telemundo están produciendo programas especiales para este fin de semana con actores, cantantes y presentadores de noticias para ayudar a recaudar fondos para los afectados por los sismos en México, así como por los huracanes “Harvey”, “Irma” y “María en Texas”, Florida y Puerto Rico.

____________________________________________________________________________________________________________________________________

LAS VEGAS.

Cuando Luis Ramírez consiguió la comunicación con su madre en México tras el poderoso terremoto del martes, supo que la casa donde ella vivía resultó tan dañada que tendrán que demolerla.

Ramírez sopesó tomar en avión desde Nueva York para ayudar a encontrar una nueva casa, pero era demasiado arriesgado ahora que un programa estadounidense que lo protegía de la deportación está un punto de ser cancelado. Tratamiento de enviar algo de dinero, pero la oficina de transferencias a la que llegan sus transferencias de cerró por qué se trasladó al terremoto de magnitud 7.1 que azotó su estado natal de Morelos el 19 de septiembre.

“La situación me viene vivo porque no puedo hacer nada”, comentó.

El terremoto que dejó unas 300 personas muertas y destruyó decenas de edificios en México desató una respuesta frenética entre las comunidades de migrantes en todo Estados Unidos, donde la gente trató de contactar a sus seres queridos, hallar formas de enviar ayuda, dinero y bienes emergencia, así como recaudar fondos para las localidades más pequeñas alrededor de la capital mexicana y que, dicen ellos, están recibiendo menos apoyo del gobierno.

Especialistas trabajan en un edificio en Ciudad de México colapsado por el sismo. Foto: Rebecca Blackwell, AP

Los migrantes que viven sin permiso en los Estados Unidos desearían poder viajar para ayudar a sus familiares a lidiar con la tragedia, pero que no los dejen regresar.

“El día que sucedió, las personas estaban desesperadas porque no podían contactarse con sus familiares”, dijo Ana Flores, quien encabeza una oficina representativa del estado de Puebla en Passaic, Nueva Jersey. “Cambios de sentimientos de nerviosismo y angustia ahora a la solidaridad y el apoyo”.

Septiembre, que tradicionalmente es el mes de la patria porque es cuando México celebra el Día de la Independencia, trajo un golpe tras otro. El mes comenzó con las consecuencias del huracán “Harvey” en Houston, la tercera localidad de Estados Unidos donde viven más mexicanos.

El 5 de septiembre, el Presidente Donald Trump anunció su decisión de terminar con el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), que brinda la protección temporal de la deportación y permisos de trabajo a los jóvenes migrantes que llegaron de niños a Estados Unidos, ya sea porque sus padres entraron sin permiso en el país o porque quedaron una vez que expiraron sus visas.

La mayoría de los 800 mil beneficiarios del DACA son mexicanos. El 7 de septiembre otro sismo de magnitud 8.2 remeció la costa sobre México dejando al menos 90 muertos y decenas de viviendas colapsadas en los estados del sur, como Oaxaca.

El terremoto del 19 de septiembre tiene a los mexicanos que viven en Estados Unidos pegados a sus televisores tratando de tener noticias de sus pueblos para ayudar a sus familias.

Un perro hallado en las calles después del sismo se asoma por una puerta del refugio “La Casa del Mestizo”. Foto: Natacha Pisarenko, AP

Mónica Domínguez, quien vive en Huntington Beach, California, ha estado escribiendo en un amigo de la infancia que ahora trabajan en Protección Civil de México de la capital mexicana La vieja casa donde ella vivía cuando tenía 5 años se colapsó cuando se quebraron las vigas de madera, dejándola en ruinas.

“Nada más logrado en una sacar sus sillones.” Fue un sueño en la parte de atrás en una como una bodega. “Tienen electricidad pero se encuentran quedando sin comida”, dijo. “Hay muchas familias que están sufriendo lo mismo”.

En Las Vegas, Luis Ramón, Corona Rizo está ayudando a recaudar fondos con amigos y está lavando autos para juntar dinero y enviar a casa. Corona dice que sus padres y su hermana sobrevivieron y le ofrecieron usar el dinero para comprar medicinas y llevar a un centro de acopio.

“Mucha gente no confía en el gobierno, por eso voy a mandar el dinero a mi oficina”, comenta.

Una cadena de tiendas en Las Vegas que se enfoca en productos para la comunidad hispana del área también planeaba organizar una colección de fondos esta fin de semana. En uno de sus locales tienen bandas locales y venden tacos y lo recaudaron para la Cruz Roja Mexicana.

El arquitecto Víctor Márquez revisa un edificio en Ciudad de México dañado por el sismo. Foto: Marco Ugarte, AP

En Miami, un grupo está organizando eventos artísticos familiares y envió el dinero de las ganancias a una de las organizaciones que usan el nombre “Topos”, que surgieron después del sismo de 1985, donde murieron miles de personas en México. En San Diego, las cámaras de comercio en las zonas fronterizas de San Ysidro y Mesa de Otay hicieron acopio de bienes y llevaron hasta Ciudad de México en un avión privado. La aduana mexicana eliminó los aranceles.

“Muchos de nuestros empleados tienen familiares y amigos que se vieron afectados por el sismo”, dijo Rubén Anaya, encargado de operaciones de Supermercados Mariana en Las Vegas. “Es nuestro deber como seres humanos ayudar cuando las tragedias como esta pasan en México Muchos de los videos que han visto horribles hijo”.

El terremoto sucedió al mismo tiempo que el huracán “María” devastaba Puerto Rico y los migrantes mexicanos también están uniendo esfuerzos en los lugares como la ciudad de Nueva York para ayudar a los puertorriqueños.

Tanto Univision como Telemundo están produciendo programas especiales para este fin de semana con actores, cantantes y presentadores de noticias para ayudar a recaudar fondos para los afectados por los sismos en México y los huracanes Harvey, Irma y María en Texas, Florida y Puerto Rico.

Para inmigrantes como Ramírez, enviar dinero es una carrera contra el tiempo. Su madre está confinada en un cuarto en su propiedad que _a diferencia de su casa las autoridades no han declarado inhabitable. Debido a su estado delicado de salud, es imposible ir a la espera para ayudar y ahorrar dinero para sus ahorros para que la mamá pueda comprar comida y suministros en una tienda y encontrar un nuevo lugar para vivir, pero no ha sido fácil

“Se formó cinco horas junto con otras personas esperando sus transferencias de dinero, solo para que le dijeran que el dinero no llegó”, dijo Ramírez. “Se regresó a la casa llorando y con las manos vacías”.