Decenas de miles de personas participaron este sábado protestaron en las calles de esta ciudad, la segunda más importante de Honduras, contra la relección del presidente, Juan Orlando Hernández, en las irregulares elecciones del pasado 26 de noviembre, una jornada en la que clamaron la victoria del opositor Salvador Nasralla.

Más de 80 mil simpatizantes de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, de acuerdo con cifras de activistas de derechos humanos para exigir que Nasralla sea reconocido como vencedor y tome posesión como presidente el próximo día 27 de este mes.

“La gente no aguantará la imposición para que se quede el dictador”, afirmó ante miles de simpatizantes el ex candidato presidencial de la alianza desde un estrado instalado frente a la tradicional catedral colonial de San Pedro Apóstol.

“El fraude electoral no pasará”, “No más asesinatos selectivos” o “Libertad para los presos políticos”, se leyó entre las mantas que portaron los asistentes durante la marcha.

Veintiún días después de los comicios y un recuento de los votos irregulares, el Tribunal Supremo Electoral confirmó oficialmente –el pasado 17 de diciembre– la victoria para una segundo mandato presidencial de Hernández, abanderado del Partido Nacional, con 42.95 por ciento frente que obtuvo 41.42 del opositor Nasralla.

El aletargado anuncio de un ganador y las notorias irregularidades en los comicios, calificados por la alianza de “fraude” y criticadas por las misiones internacionales de observación electoral de la Organización de los Estados Americanos y la Unión Europea, desataron violentas movilizaciones que dejaron al menos 17 muertos.