Cien alcaldes envían  una carta al magnate abogando por los jóvenes y destacando sus positivas acciones con fuerte compromiso social. Harán vigilias frente a la residencia presidencial hasta el 15 de septiembre, cuando el mandatario habrá de decidir la permanencia o cancelación de ese programa, que brinda alivio legal a unos 800 mil jóvenes.

______________________________________________________________________________________________________________________________

LOS ÁNGELES

Al cumplirse cinco años del establecimiento del programa  Acción Diferida para Arribados en la Infancia o DACA, miles de “dreamers” y miembros de la comunidad marcharon frente a la Casa Blanca y en 40 ciudades. La demanda a la administración Trump es que mantenga su vigencia ya que brinda alivio legal a casi 800 mil jóvenes, quienes acá han hecho su vida y están adheridos a las aulas de educación media y superior.También piden que siga vigente el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS, siglas en inglés).

Frente a la residencia presidencial, los “dreamers” anunciaron que en los próximos 22 días harán vigilias en ese sitio hasta el 5 de septiembre, cuando Trump decidirá la permanencia o cancelación de DACA, como lo pretenden diez procuradores republicanos.

En sus movilizaciones, los “dreamers” recibieron numerosas muestras de solidaridad, entre ellas la de cien alcaldes de diversas partes del país, que le enviaron una carta al presidente abogando por los jóvenes.

En la misiva, los ediles puntualizan que DACA hizo posible que los “dreamers” salieran de las sombras  y  han “contribuido sirviendo a nuestras regiones en todo tipo de roles importantes, desde médicos a maestros, pasando por empleados municipales”, cita la carta.

Defensor de inmigrantes, el congresista Luis Gutierrez marchó con los jóvenes y se refirió en términos elogiosos al general John Kelly, ahora jefe de gabinete de Trump, quien simpatiza con los “dreamers”.

“Señor General, jefe de gabinete, deje de hablar y comience a actuar”, aseguró Gutierrez. Agregó que dentro del gobierno de Trump hay quienes anhelan la cancelación de DACA para llamar “ilegales” a los jóvenes.

Diversos sindicatos participaron también en las marchas y manifestaciones. María Elena Durazo, vice presidenta general de Unite Here, destacó que la industria de la hospitalidad (hoteles, restaurantes) depende de muchas personas con DACA y TPS para funcionar.

“Estos hombres y mujeres tienen raíces profundas en este país, son empleados de mucho tiempo, esposos, padres, vecinos y miembros de la comunidad”, dijo la dirigente sindical María Elena Durazo, quien advirtió: “Perder DACA y TPS destruirá sus familias y a la industria hotelera que se construye sobre su trabajo”.

“SUEÑOS BAJO ATAQUE”

Isaías AlvaradoUnivision

Paulina Ruiz, una inmigrante mexicana de 26 años, no tuvo este martes el ánimo para celebrar el quinto aniversario del programa que le cambió la vida, la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), pero salió a las calles para unirse a la lucha para que este alivio migratorio continúe vivo.

Ruiz, una dreamer que padece secuelas de parálisis cerebral y por eso está en silla de ruedas, ve un futuro incierto si el presidente Donald Trump decide dejar en el limbo a casi 800,000 beneficiarios de DACA. “Si me quitan DACA mi vida volvería a las sombras y para alguien en mi condición física, que es muy difícil encontrar trabajo incluso con DACA, sería triplemente difícil”, dijo.

Ella teme que, entre otras cosas, deje de recibir atención médica adecuada. “He necesitado de muchas cirugías y visitas al doctor, lo cual es muy costoso para un indocumentado”, señaló esta joven que llegó al país desde los 6 años y se acaba de graduar de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Por eso, ella se unió a los cientos de dreamers que este martes protestaron y visitaron las oficinas de legisladores federales abogando por la permanencia de DACA.

Estas acciones se presentan un día después de que California demandó al gobierno federal por sus amenazas de bloquear fondos a las ciudades santuario, alegando que ponen en riesgo a la seguridad pública.

“Durante esta administración nuestros sueños se volvieron pesadillas. Nuestros sueños están bajo ataque”, dijo por su parte Manuel Jiménez, un dreamer que estudia biología y trabaja en una compañía de tecnología.

“Esta administración no nos quiere aquí, pero nosotros no estamos haciendo nada malo, somos estudiantes y trabajadores, estamos contribuyendo al país”, agregó este inmigrante, que este martes también salió a defender DACA.

Nacido en Nicaragua hace 20 años, Jiménez quiere ser un neocirujano y ayudar a su comunidad. Pero según él este anhelo quedaría descartado si el gobierno de Trump elimina DACA. “El programa nos dio aire fresco, nos da un sentido de alivio y nos permite ir a la universidad, realizar los sueños que tuvimos desde niños”, dijo.

RELACIONADO
Dreamers marchan en Washington DC para pedirle al gobierno de Trump que...
Dreamers salen a las calles este martes para exigir la protección de DACA en el quinto aniversario de su puesta en vigor

INMIGRANTES INDISPENSABLES

A lo largo del país, los llamados DACAmentados encabezaron distintas manifestaciones.

En Los Ángeles, ellos tuvieron el respaldo del sector sindical. “No permitiremos que 800,000 jóvenes con estatus legal se vuelvan indocumentados”, dijo María Elena Durazo, dirigente del sindicato UNITE HERE Local 11, que representa a 23,000 empleados de hoteles y restaurantes en California y Arizona.

“La prosperidad de las hospederías y el turismo dependen de los inmigrantes”, agregó Durazo.

Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición ProDerechos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA), coincidió en que la economía del país depende de la continuidad de DACA. “Mantengan el programa vigente y sostengan el sueño de los jóvenes estadounidenses”, exigió ella.

En el evento realizado en un parque cerca del centro de Los Ángeles se mostraron carteles con las frases“No toques mi DACA” y “Ningún ser humano es ilegal”. En un momento, decenas de dreamers unieron sus voces para pedirle al presidente: “¡Donald Trump haz lo correcto!”.